Black Lives Matter: arte y protesta (Parte II)

Viernes, Abril 30, 2021 - 18:00

Racismo, poder, rendición de cuentas y la crítica social desde el arte

Egresada de Antropología UDLAP, Bellas Artes Universidad de Barcelona y Doctorada en Espacio Público: Arte-Sociedad UB. Artista, investigadora, docente y Crítica de Arte con publicaciones varias

En la pasada entrega de esta columna mostramos un textil bordado por Jimena Pardo, el cual forma parte  de un proyecto llamado Bordando por el Cambio, en el que Pardo y Janey Moffat presentan esta colcha donde quedan registrados acontecimientos, hechos y sentimientos relacionados con el Covid.

Stitch for Change https://www.dlwp.com/exhibition/all-in-the-same-storm-pandemic-patchwork-stories/,  http:therefugeebuddyproject.org/.

 

Con respecto al trabajo realizado a raíz del asesinato de Floyd, la artista chilena comenta:

“I made the piece as my reaction to the murder of George Floyd, his death alongside the backdrop of Covid 19 was catalyst for social organizing and led to protest against structural racism in society. I embroidered eucalyptus leaves as part of the healing element f making the piece.”

 

México no se ha mantenido al margen del racismo ni de su ejercicio, ni de sus consecuencias, ni de sus provocaciones; es por ello que en 2017 la Ciudad de México albergó en la galería Kurimanzutto la exposición Never Free to Rest, que congregó a seis artistas extranjeros para plantear los problemas del racismo a nivel mundial, aunque el enfoque fuera exclusivamente hacia el maltrato social y racial de la población afrodescendiente y cuyo título se fundamenta en los planteamientos críticos sociales del novelista Jamen Baldwin (1924-1987).

 

Los exponentes fueron Mark Bradford (Los Ángeles, 1961), Charles Gaines (Charleston, 1944), Julie Mahretu (Etiopía, 1970), Rodney McMilliam (Carolina del Sur, 1969), Lynette Yiadom-Boakye (Londres, 1977) y Kara Walker (California, 1969), que con instalación, grabado y pintura plantearon una crítica contundente sobre la esclavitud y la violencia, frente a la invocación de la identidad racial afrodescendiente.

 

Cabe mencionar que Puebla no se ha mantenido aislada en este movimiento internacional. Rosa Borrás, artista nacida en la Ciudad de México y afincada en Puebla, nos comparte su trabajo textil en el que incluye a Eric Garner, quien también murió asfixiado contra un muro y también dijo  “I can’t breathe”. La artista utiliza el rojo y el negro como símbolo de la resistencia.

Por mi parte, hace un año terminé una escultura que se está en proceso de esmaltado, así como unas maquetas para realizar talla en madera y en mármol dentro de un proyecto titulado All Lives Matter, donde incluyo el racismo persistente hacia nuestras poblaciones originarias, racismo ejercido incluso desde nuestro connacionales, y que se  embarnece y fortalece con el abuso de poder y la impunidad.

Por supuesto que hay varios artistas trabajando sobre estos temas en Puebla, por ejemplo, Eugenio D. Ferreira está realizando trabajos al óleo y versan sus propuestas en Arte Objeto, mientras que Judith Tiburcio está haciendo lo propio en fotografía. Esperemos pronto poder conocer estos trabajos.

Finalizo con la voz de los activistas que afirman con respecto al veredicto contra el policía Derek Chauvin que asesinara brutalmente  a Floyd:

 

“No es justicia, es rendición de cuentas, justicia hubiera sido que no lo hubiera matado”


Encuesta