El gobierno de la 4T y el Foro de São Paulo

Sábado, Abril 24, 2021 - 09:23

La agenda de la 4T, está orientada a seguir el programa de acción de dicho foro

Director General del Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla A.C.

El Foro de Sao Paulo es una reunión de representantes de los partidos y las organizaciones no gubernamentales de la izquierda en América Latina y el Caribe, el cual surge en 1990 por iniciativa del Presidente cubano Fidel Castro y el líder del Partido de los Trabalhistas (PT) Luiz Ignacio Lula da Silva.

 Castro considerado el líder latinoamericano más importante del siglo XX, convocó al Encuentro de Partidos y Movimientos Políticos de América Latina y el Caribe que luego pasaría a denominarse como “Foro de Sao Paulo” con el objeto de no claudicar frente al “neoliberalismo”, creando un “bloque de fuerzas”.

Apoyando la revolución socialista, la que pretendía alcanzar ahora mediante la vía electoral y erradicar la violencia, tal como había promovido en los años 60, 70 y 80. Una vez ganadas las elecciones, los gobiernos surgidos del socialismo del siglo XXI se ocuparían -cada uno con las características propias de sus países y sus líderes. En algunos casos, como Venezuela, Nicaragua y en menor medida Bolivia y Ecuador, la ficción democrática se convertiría en una falsificación a través del desmantelamiento de cada una de las instituciones republicanas.

A partir de 1999, Castro vería concretar uno de sus más anhelados objetivos: la virtual colonización de la rica Venezuela a través del comandante Hugo Chávez Frías. La llegada de Chávez le permitiría sustituir el oro de Moscú por el petróleo de Caracas. Para Castro, la iniciativa del Foro de Sao Paulo había dado sus frutos. Había logrado sobrevivir al desafío más grande que le tocó enfrentar desde su toma del poder en 1959. En los hechos, el foro de Sao Paulo le proporcionó al regimen castrista un instrumento de supervivencia.

Los partidos mexicanos miembros del Foro son: Morena, desde el año 2018, después de las elecciones con las que llegó a la Presidencia; el Partido del Trabajo (PT), y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), desde que López Obrador militaba en la institución.

Si analizamos la situación actual de nuestro país y la agenda que está llevando a cabo el gobierno de la 4T, nos daremos cuenta de que dicha agenda, está orientada a seguir el programa de acción de dicho foro, más que a cumplir las promesas de campaña de AMLO, ya que de la observación de sus etapas hoy podemos ver que se están cumpliendo progresivamente, en los bienios de 2018-2020, 2021-2022 y que culminará en 2023-2024, aunque a la fecha tenemos un avance significativo, como se puede constatar a continuación::

Crear una Guardia Militar (Guardia Nacional) 

Someter a los poderes Legislativo y Judicial (Control de las dos cámaras y de la mayoría de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia)

Equidad de género

Desmitificar religiones, introduciendo elementos que confundan con sectas

Control de medios, propaganda para impulsar el culto al líder

Agenda progresista (Aborto, drogas, homosexualidad, relatividad de valores)

Grandes proyectos a través de obras faraónicas

Reformar educación para igualdad, adoctrinamiento y lucha de clases

Redes sociales y partidos satélites de apoyo

Lucha por los pobres con bandera contra la corrupción y el neoliberalismo.

Todos estos puntos y algunos más como la salida de capitales del país, el cierre masivo de empresas privadas, las expropiaciones de los bancos, entre otras medidas del Foro de Sao Paolo, se están cumpliendo a cabalidad, con las políticas y reformas legislativas promovidas por la administración federal, por lo que los resultados obtenidos en los países de corte socialista, deberán esperarse dentro del nuestro en el corto plazo.

Ante el panorama anterior, cabe preguntarse ¿si los treinta millones de mexicanos que dieron su voto a AMLO en las elecciones de 2018, eran sabedores de la agenda nacida del Foro de Sao Paolo y que guiaría las acciones del actual gobierno? ¿Si de haberlo sabido igual hubieran votado a favor de AMLO o lo habrían hecho por otro candidato? ¿Hasta qué punto los ciudadanos mexicanos aspiran a un gobierno socialista para ellos y las futuras generaciones? O si fuimos engañados por AMLO con las promesas de acabar con la corrupción y con la pobreza, para tener un mejor país y no supimos ver el fondo de lo que pretende hacer con nuestra nación.

Por ello los resultados de las elecciones del seis de junio serán trascendentales en el futuro del país y permitirán a los ciudadanos emitir un voto razonado, ya sea para avalar que el actual Gobierno siga aplicando a cabalidad los puntos del Foro de Sao Paolo o si por el contrario votan por tener una Cámara de Diputados plural y sin la mayoría de Morena, lo que frenaría el desarrollo de la agenda e implicaría eliminar las políticas de un gobierno orientado al socialismo.

 

               *Director General del Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla.


Encuesta