El Papa, Irak y la paz mundial

Domingo, Marzo 7, 2021 - 22:16

Visita el Papa Francisco zona en recuperación donde el catolicismo está por extinguirse

Politólogo y Maestro en Ciencias Políticas. Académico de la BUAP. Sindicalista y dirigente FROC-Puebla. CONLABOR. Ex Diputado Local y Federal

Por primera vez un pontífice de la iglesia católica hace una visita a Irak, un país de mayoría musulmana, la gira es de alto riesgo sobre todo por la posguerra de tintes religiosos y étnicos, así como la pandemia por el COVID-19.

Esta inédita visita del Papa Francisco continúa con la agenda de visitar países donde el catolicismo está en decadencia y en riesgo de desaparecer.

El propósito de la visita es acercarse a las minorías cristianas en Irak, así como tender puentes con el islam chií a través de uno de sus líderes el gran ayatola Ali Sistani.

La gira sólo contempló un evento masivo de 10 mil personas, debido al confinamiento que existe a causa del Covid, las demás reuniones fueron a puerta cerrada con el primer ministro, el Jefe de Estado y líderes religiosos.

Antes de la invasión de Estados Unidos en 2003, existían en Irak 1.5 millones de católicos, actualmente congregan a 250 mil. El surgimiento del Estado Islámico y la persecución de la que han sido objeto obligó a miles de católicos a abandonar el país o fueron asesinados.

El reverendo Bashar Warda arzobispo de Erbil comentó: “El cristianismo en Irak es una de las iglesias más antiguas del mundo, y está peligrosamente cerca de la extinción. Los que nos quedamos debemos estar preparados para enfrentar el martirio”

La presencia cristiana en Irak se remonta casi a la misma aparición de esta religión en la historia: de hecho, son muchas más las localidades y los lugares nombrados en la Biblia que están ubicados en este país los que se ubican en la llamada "Tierra Santa" de Israel y los territorios palestinos. Su punto de inicio podría ubicarse en el siglo V, cuando en el concilio de Nicea se registró la presencia de obispos de la región de Mesopotamia.

El Papa Franisco rezó a metros de la mezquita Al Nuro de Mosul, donde hace siete años Abu Bakr Al Bagjdadi proclamó el califato del Estado Islámico, un periodo de guerra y actos terroristas en contra de los católicos.

Esperemos que la iniciativa del Papa Francisco de unir a las religiones por la paz termine con los extremismos religiosos y su vertiente terrorista en todo el mundo.


Encuesta