Vivir sin miedo

Viernes, Enero 22, 2021 - 07:30

El miedo debe dejarse de lado para dar lugar a la tolerancia, y que podemos mejorar

Licenciada en Psicología Social UAT. De 2011 a la actualidad se ocupa en la labor docente en distintos niveles educativos, debido a esta trayectoria estudio la maestría en Pedagogía en la UPAEP

Más allá de lo que la pandemia propicia, el miedo a la incertidumbre es algo natural, sin percibirlo, también se suman características propias de las personas y del entorno, la realidad social y económica es variable, hay quien lo manifiesta como algo injusto, lo cierto es que la realidad es la misma para toda la sociedad, se afianza el mal cuidado de la salud, las enfermedades, las deudas, el trabajo, la inseguridad, la vulnerabilidad, entre otras cuestiones. Hay un desamparo porque va más allá de la voluntad que se tenga, se vive un conflicto social que nos hace caer en la duda, en el autoengaño y la justificación.

El miedo debe dejarse de lado para dar lugar a la tolerancia, asumir que somos personas carentes y con posibilidad de mejorar, que la rigidez en el rol que se asume es lo que muchas veces limita a demostrar el ahogo y la asfixia que se siente, definitivamente el cambio implica una acción más que un deseo, gestionar las emociones, identificar las necesidades y lo que causa bienestar para no vivir ensimismados con una situación  limitada, aceptando que el derecho de sentir nos permite pensar mejor, comunicar lo que se quiere y saber cómo podemos ser mejores para el mundo, más allá de caer en el seguimiento instruccional que el entorno sugiere.

Tomar una postura de responsabilidad hace que se pierda el miedo sabiendo que se hace lo posible, lo que la capacidad permite, lo aceptable por mí mismo, contemplando que ante cualquier circunstancia me identifico como una persona resiliente. El riesgo no es tener miedo, el riesgo es no tomar una postura adecuada ante las adversidades de la vida, hoy llamado pandemia, pero identificado de muchas maneras más, se puede asumir lo que no es agradable para generar una nueva intención, sentir confianza y así mismo aceptar lo que se tiene, los recursos con los que se cuenta, desarrollar habilidades que nos permitan hacer lo mejor posible, no se tiene que hacer mucho, se tiene que hacer bien, dando un orden, entendiendo que puedo darme de mejor manera, siempre y cuando haya un propósito de desarrollo personal, siendo asertivos, identificando la realidad como un entorno en el que siempre habrá una manera de adaptarse, no soy yo y lo que me pasa, soy yo y la manera de enfrentar las circunstancias.

La pandemia se interpreta con una lupa en cada persona: en algunas se observa miedo, inseguridad, enfermedad, mala organización económica, mal cuidado en la salud, malos hábitos, credulidad, desconfianza, irresponsabilidad y muchas cosas más, de tal manera que una vez que se toma en consideración lo que reflejo ante una lupa, perder el miedo será una reacción subsecuente.

 


Encuesta