La imparcialidad del servicio público

Domingo, Enero 17, 2021 - 21:00

El presidente no podrá dar opiniones del proceso electoral; pero las mañaneras seguirán

Politólogo y Maestro en Ciencias Políticas. Académico de la BUAP. Sindicalista y dirigente FROC-Puebla. CONLABOR. Ex Diputado Local y Federal

El pasado 15 de enero el Consejo General del INE, emitió una tutela inhibitoria para que todos los servidores del país se abstengan de emitir alguna declaración que pueda influir en el proceso electoral del 2021, incluyendo al presidente de la república y gobernadores.

Lo anterior con base en el artículo 134 constitucional para mantener una imparcialidad en el ejercicio público de los servidores y que la contienda electoral no se vea afectada, incluso en riesgo su validez.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova explica que estas medidas son parte de las reformas electorales de 2007, después de la elección de 2006 donde el expresidente Vicente Fox puso en riesgo la validez de la elección por hacer llamamientos a la sociedad de un voto ciudadano.

Con la implementación de estas medidas el presidente López Obrador puede seguir realizando sus conferencias de prensa matutinas; sin embargo, deberá omitir cualquier posicionamiento o punto de vista que tenga que ver con las cuestiones electorales.

El margen le permite al presidente y a los servidores públicos seguirse manifestando y continuar con los programas sociales que tengan que ver con salud, educación, protección civil, seguridad, y cualquiera que no pueda romper la imparcialidad de la contienda electoral.

De inmediato la oposición ha festejado esta determinación del INE al dar a conocer que el presidente puede influir en la intención del voto ciudadano al emitir alguna declaración desde su conferencia.

Y sí, el presidente al tener una alta popularidad entre la ciudadanía podría inclinar la balanza en beneficio de la alianza electoral que encabezará Morena este mes de junio, donde se juegan más de 3500 puestos de elección popular, entre ellos los 500 diputados federales y 15 gubernaturas.

Por el bien del país y sus elecciones, incluso por la legitimidad del presidente, se debería abstener de hacer comentarios en sus actos públicos sobre las elecciones, para que no motive a sus adversarios a cuestionar la validez de la elección.

Debemos vigilar que los ciudadanos puedan emitir un voto libre y sin ninguna influencia de ningún servidor público de cualquier nivel, municipal, estatal o federal ni de la importancia de su cargo.


Encuesta