Nuestras razones contra el PEF 2021

Miércoles, Noviembre 18, 2020 - 19:38

El Presupuesto federal 2021 genera condiciones injustas y aberrantes contra los pobres

Es un estudioso de la realidad nacional y es líder de Antorcha en la región de Izúcar de Matamoros. Actualmente, es diputado federal. 

Los días 10, 11 y 12 de noviembre se celebró la sesión ordinaria de la Cámara de Diputados para aprobar, en lo general y en lo particular (según terminología de la propia Cámara), el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el año 2021. El PEF es el documento de política pública en el que se describen la cantidad, la forma de distribución y el destino de los recursos públicos de los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), de los organismos autónomos, así como de las transferencias a los gobiernos estatales y municipales.

El dictamen del PEF 2021 enviado a la Cámara de Diputados establece un gasto total de 6 billones 295 mil 736 millones de pesos que representa el 25% del Producto Interno Bruto (PIB) y prevé un déficit presupuestario de 718 mil 193 millones 400 mil pesos

Las ampliaciones presupuestales se dan en muy pocos programas. Destacan  las  efectuadas a Medio Ambiente y Recursos Naturales, por 400 millones de pesos; a la Secretaría de Bienestar con un poco más de 1,754 millones de pesos, divididos en dos grandes rubros: al programa Pensión para el Bienestar de los adultos mayores,  596 millones, y 1,158 millones de pesos al programa Pensión para el Bienestar de las personas con discapacidad.

A Proyectos de Infraestructura Gubernamental de Seguridad Nacional, se le asigna un presupuesto de 21 mil 814 millones de pesos, de los cuales se programan 500 millones de pesos  para la construcción de instalaciones para apoyar las tareas de seguridad pública, y 21 mil 314 millones de pesos a la construcción del aeropuerto Civil-Militar de Santa Lucía, Estado de México.

Al renglón Salud se le asigna un Presupuesto de 145 mil 414 millones de pesos, lo que obliga al gobierno para sujetarse a la cantidad asignada, a eliminar algunos importantes programas tales como Seguro Popular, Seguro Médico Siglo XXI y Proyectos de Infraestructura Social de Salud; es decir, no se construirán ni se ampliarán hospitales y clínicas ni se atenderán las necesidades de las institutos de especialidades como los de Radiología, Cancerología, Neurología y otros. Los programas de Salud Materna, Sexual y Reproductiva tienen una reducción del 19.5%; el Programa de Atención y Prevención Contra las Adicciones sufrirá un descuento del 1.4%; el Programa de Vacunación, Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social disminuye 0.6%; y NO se asignan recursos para la compra de la Vacuna contra el Covid-19.

El Presupuesto asignado a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural crece apenas en un 0.2%, y se concentra en el Programa Producción para el Bienestar y Precios de Garantía, no a los programas de financiamiento y aseguramiento al medio rural; desaparecen l7 programas de apoyo al campo y a los productores, entre otros: Crédito Ganadero a la Palabra, Procampo, Investigación y Desarrollo Tecnológico Pecuario, Fondo de Contingencia para el Sector Avícola y Piscícola, Fomento a la Ganadería, Programa de Financiamiento y Aseguramiento del Sector Rural, Fondo de Capitalización e Inversión Rural y Fideicomisos instituidos en Relación con la Agricultura, entre otros más.

En Educación hay un crecimiento real del presupuesto del 0.1%, incremento a todos luces insuficientes para sortear el impacto que en el terreno educativo ha generado la pandemia del Covid-19, tanto en aprendizaje como en abandono escolar e igualdad de oportunidades. Más de 1.5 millones de niñas, niños y adolescentes vulnerables, dejarán de recibir alimentación escolar, por el recorte del 100% de los recursos al programa escuelas de tiempo completo.

Se recortan en un 6% los recursos para las entidades federativas y municipios, porcentaje que traducido a pesos y centavos nos da la cantidad de 30,052 millones 154 mil pesos en relación con el presupuesto  de egresos 2020. Este recorte a los dineros públicos destinados a estados y municipios nulifica, en los hechos, a gobernadores y presidentes municipales, con lo que se centraliza el poder en una camarilla de incondicionales del presidente.

En cambio se incrementan significativamente los presupuestos a los proyectos prioritarios del gobierno morenista, a pesar de la opinión de especialistas en la materia que, una y otra vez, han afirmado que son proyectos de muy dudosa rentabilidad. Por ejemplo, se incrementan los recursos para el Tren Maya en 1,302%, al Aeropuerto de Santa Lucía, en el Estado de México en 283%, mientras que los recursos para la infraestructura carretera se reducen en 80%, y sólo se le asignan recursos a 8 proyectos carreteros.

Esta descripción somera del Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 deja claro -aún para los que como yo no son economistas-, que es un proyecto del gasto público electorero, porque se aplican la inmensa mayoría de los recursos para apoyar a los adultos mayores y personas discapacitadas. Mediante ese apoyo no se  intenta acabar con la pobreza, sino comprar la conciencia de los pobres para consolidar en el 2021, mediante la mayoría de diputados en el Congreso y la mayoría de gubernaturas, al gobierno autócrata morenista. 

Queda perfectamente claro, que el Proyecto de Egresos de la Federación 2021, aplica la inmensa mayoría de recursos en obras faraónicas y de muy dudosa rentabilidad, como el Aeropuerto, el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas, a costa de la desaparición de programas de salud que beneficiaban a los pobres, como las vacunas, la gratuidad en la atención de las personas que no tienen  seguridad social, que son la inmensa mayoría de los pobres de México, y lo más grave, a costa de dejar de comprar la vacuna contra el Covid-19, enfermedad que ha cobrado casi 100 mil vidas y más de un millón de contagios, en nuestro país. Es decir, se deja en total indefensión a los mayoría de los mexicanos que son lo más pobres. Para completar el cuadro se deja sin apoyo a los agricultores de este país. 

Este ejercicio del gasto público deja más claro que nunca antes, que la frase “primero los pobres” es una farsa del morenismo, que fue el anzuelo para obtener votos, pero ya en el poder Morena muestra sus verdaderos fines, entre los que no está el bienestar de los pobres de México.

El PEF 2021, demuestra que la salud, la educación y el campo, no están entre las prioridades del gobierno de la Cuarta Transformación, que nuestra salud, la dependencia científica, tecnológica, y alimentaria, son males que no tienen importancia para los gobiernos morenistas, por lo que se ubican, en los hechos, como los verdaderos  vende patrias, como auténticos traidores de nuestro país, pues de esa forma nos entregan amarrados de pies y manos a los países desarrollados, para seguir siendo víctimas de la explotación y del escarnio. Olvidan con toda mala fe, con un anti patriotismo escandaloso, que la ciencia y la tecnología, son la verdadera arma de liberación de los pueblos, y que la agricultura es uno de los pilares fundamentales en el que se sustenta el desarrollo económico de los pueblos, que sanos y robustos podrían emprender con orgullo y decisión tan noble como enorme tarea.  

Estas son las razones que llevaron a los diputados antorchistas a emitir su voto en contra del presupuesto 2021. El voto en contra no fue producto de la mala fe, ni de rencores o de caprichos tontos, fue el resultado de un análisis serio, razonado y consciente, de cada una de las partidas y de su aplicación, lo que nos permitió discernir, y ahora afirmar, que el gobierno morenista atenta contra la educación democrática, crítica y popular, y en contra del desarrollo cultural del país como arma de liberación  de las clases pobres, ideal del que nosotros, aunque se diga lo contrario, somos los más decididos, tercos y leales defensores. Por eso votamos en contra.

Este presupuesto es una razón más que viene a probar lo correcto del planteamiento antorchista, que invita a todos los mexicanos bien nacidos y amantes de su patria, a no dar en el 2021 ni un voto a Morena. No es posible, no es correcto, que, a pesar de que veamos en el Presupuesto de Egresos 2021 las acciones más injustas y aberrantes del gobierno morenista en contra de los pobres, por y a cambio de migajas, demos nuestro voto al enemigo número uno de nosotros los pobres. Es  necesario que nos defendamos, negándonos a sostener a un gobierno farsante, que dice una cosa pero hace otra muy distinta y perjudicial para los pobres de esta sufrida patria.


Encuesta