¿Cobran la visita a la capilla del Rosario?

Viernes, Octubre 16, 2020 - 16:05

Los frailes decidieron recolectar para seguir las obras de Sto Domingo

Licenciado en Historia por la Universidad de Arizona, Doctor en Creación y Teorías de la Cultura en la UDLAP. Subdirector del Instituto Universitario Boulanger.

En redes ha circulado la noticia de que se está cobrando la entrada a la Capilla del Rosario, con un dejo de incredulidad ¿cómo es posible que se recolecte la entrada para ver la parte de una iglesia? 

La realidad es complicada, pero trataremos de explicar por qué se tomó esa decisión. 

Puebla es una ciudad que se ha caracterizado desde su fundación por una cultura católica pública extraordinaria (Curtis, 1906, pág. 13).

 La devoción religiosa de los poblanos en los trescientos años de la colonia dejó rastro en la creación de hermosos templos y conventos que aún son admirados por los turistas que visitan la región, y es por ello que debemos reflexionar que uno de los atractivos locales es la arquitectura católica del centro. 

Podemos constatar que por lo menos desde el siglo XIX los templos de la ciudad atrajeron a los turistas a explorarlos y conocerlos: los turistas de Estados Unidos comenzaron a arribar a la ciudad, algo que les llamaba la atención era el contraste entre la pobreza de la población y el lujoso aderezo de los templos católicos: un reportero describió a la ciudad como una “ciudad de iglesias.” Le explicaba a sus lectores que antes de las leyes de Juárez (1857) había “sesenta iglesias y veintidós conventos y monasterios para una población de no más de 75,000 habitantes” (Curtis, 1906, pág. 13).

 A la par de las exclamaciones de belleza de las iglesias poblanas, los viajeros podían constatar que había un proceso de destrucción o descuido de las mismas. Por ejemplo, en 1887 un corresponsal estadounidense de San Luis Missouri, escribió sobre la Catedral poblana “uno no está sorprendido de enterarse que mucho de los tallados de oro de las iglesias poblanas han sido sustraídas y el metal se ha fundido para convertirlo en oro” (Connecticut Western News, 1887). A pesar de que las Guerras de Reforma y la Intervención francesa habían concluido veinte años atrás, continuaba una destrucción de los bienes eclesiásticos en la ciudad de Puebla, tal vez por ignorancia, por ambición o por mero descuido. 

No sólo la codicia e ignorancia de los políticos, sacerdotes, arzobispos o la propia feligresía dañaron los templos, también los sismos de diversa magnitud han afectado las Iglesias católicas.

 El 7 y el 19 de septiembre del 2017 hubo dos sismos en México que afectaron “2,340 bienes inmuebles y 5,789 bienes muebles en 11 estados de la República” (Fernando, 2018). 

De estos bienes dañados por el terremoto  muchos fueron “pinturas murales, campanas, retablos, órganos, mobiliario histórico, pinturas de caballete, vitrales, portones, decoraciones de argamasa, yeserías y elementos escultóricos en fachadas” (Fernando, 2018).

En Puebla comenzaron las brigadas de rescate a apuntalar los templos y a hacer planes para poder restaurar los edificios y los bienes inmuebles a un estado parecido o mejorado al que tenían antes del terremoto, pero el trabajo que requerían era costoso y aunque se asumía que el gobierno federal daría dinero para la restauración de los bienes, este tardó en llegar a la Arquidiócesis poblana y posteriormente fue distribuido de manera gradual (Avanza con lentitud restauración del patrimonio cultural desde los sismos, 2018). 

Tres años después del sismo, descubrimos que se ha restaurado sólo un 52% de los templos afectados por el sismo… poco más de la mitad de las iglesias que fueron afectadas por el movimiento telúrico (Zambrano, 2020).

Una de las Iglesias afectadas por el terremoto fue el Templo de Santo Domingo de la Ciudad de Puebla, una de las Iglesias más visitadas por el turismo nacional e internacional porque en ella se encuentra la Capilla del Rosario, una de las joyas del barroco novohispano (Castillo, 2020). 

 Se gestionó la restauración a nivel nacional, con recursos federales así como con donativos de diversos países como Francia y Estados Unidos, tratando de restaurar el templo para celebrar la liturgia, por su valor artístico y con la finalidad  de que continuara funcionando como convento de la Orden Dominicana y lugar de encuentro de los diferentes movimientos seglares que ahí se reúnen: Dominicos Seglares, Cofradía del Rosario y la Legión de María. 

Los frailes contrataron a un arquitecto que se encargaría de la restauración y que les informó que tendría un costo superior al de los 3, 000,000.00 (tres millones de pesos) en 2018. 

Para recaudar fondos y difundir información sobre los avances del templo, contrataron una página web que informaba al público que accediera al sitio sobre los daños que había sufrido el templo, encomiándolos a hacer un donativo a través de la página web. 

A la vez los seglares del templo colocaron listones blancos y negros de extensión de un kilómetro con la finalidad de invitar a los asistentes a misa a colocar monedas sobre las cintas, con la finalidad de ir completando el recorrido del kilómetro con monedas. Los colores son de la orden dominicana reafirmaban en el colectivo que era para ayudar al templo y a los frailes de la Orden.

La pandemia probablemente complicó todo. 

El cierre de templos durante los meses de marzo y abril significó que no hubo ingresos por las celebraciones de la pascua. Los feligreses se movieron para conseguir apoyo para que los frailes pudieran comer y sobrellevar el encierro, y, como se mencionó en otra columna, la comunidad experimentó el fallecimiento de dos frailes al comienzo de la pandemia.

Pero el dinero no ha alcanzado y los frailes han decidido pedir una colecta para poder seguir con las obras de mantenimiento del templo, lo que ha llevado a tomar esta decisión. El Prior, Rodolfo Segura Garrido O.P., “confirmó que la colecta no es solicitada para lucro sino para paliar las afectaciones que a tres años del temblor no han podido ser reparadas” (Castillo, 2020).

Twitter: @Fofi5

(27 de Julio de 1887). Connecticut Western News, pág. 1.

Avanza con lentitud restauración del patrimonio cultural desde los sismos. (17 de Septiembre de 2018). Pulso: Diario de San Luis, págs. http://pulsoslp.com.mx/2018/09/17/avanza-con-lentitud-restauracion-de-patrimonio-cultural-tras-sismos/.

Castillo, K. (8 de Octubre de 2020). Feligreses pagan daños por sismo en templos: Imponen cobro de 2 Euros por visitar Capilla del Rosario. La Jornada de Oriente, págs. https://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/feligreses-pagan-danos-por-sismo-en-templos-imponen-cobro-de-2-euros-por-visitar-capilla-del-rosario/.

Curtis, W. E. (30 de Marzo de 1906). The City of Angels. Evening Star, pág. 13.

Fernando, S. B. (6 de Septiembre de 2018). INAH: 450 edificios históricos y 41 zonas arqueológicas restauradas a un año del sismo. Puebla On Line, págs. http://pueblaonline.com.mx/2017/portal/index.php/estado/item/72479-inah-450-edificios-historicos-y-41-zonas-arqueologicas-restauradas-a-un-ano-del-sismo#.W6PtcHszaUk.

Zambrano, J. (7 de Septiembre de 2020). Reconstruidos, 52% de edificios históricos en Puebla dañados por sismo de 2017. Milenio, págs. https://www.milenio.com/estados/reconstruccion-iglesias-puebla-sismos-asciende-800-mdp.


Encuesta