La necesidad de erradicar el machismo en México

Jueves, Septiembre 17, 2020 - 14:26

Los discursos en la opinión pública provocan que los delitos por razón de género sigan

Poblana, estudiante de Comunicación, fotógrafa, egresada del Bachillerato Internacional 5 de Mayo, creadora del blog El Centinela Journal,  https://elcentinelajournal.wixsite.com/elcentinela Amante de descubrir nuevos lugares, lectura, música y Fórmula 1  

De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), durante el período de Enero a Junio del presente año se registraron 489 feminicidios en el país, esto refleja un aumento del 9.2% de la incidencia de este delito con respecto al mismo período el año pasado.     

     La indignación y la impotencia por las pocas acciones del gobierno y los organismos encargados de impartir justicia llevaron en las semanas pasadas a Colectivos Feministas en ayuda a familiares que exigen justicia a hacer toma simbólica de varios edificios de la CNDH en diferentes estados del país; en el caso de Puebla esto ocurrió el 11 de Septiembre.

     Estas acciones demuestran el hartazgo social de México y recuerdan la necesidad de implementar verdaderas medidas para garantizar justicia y resolver la crisis de violencia de género que enfrenta el país. 

     De acuerdo con datos de Animal Político, los estados que registran más feminicidios entre enero y junio son Estado de México con 63; Veracruz, 47; Ciudad de México, 37; Puebla, 36, Nuevo León, 35 y Jalisco con 29. Poniendo a Puebla como el cuarto estado más violento en materia de violencia género. 

     En Puebla, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en contraste con el primer semestre del año pasado, este año los casos de feminicidios aumentaron en un 24.13%. Además, el municipio de Puebla se encuentra en el lugar número nueve de los 100 municipios con más feminicidios; en esta lista también encontrándose: Zacatlán, Chietla, San Martín Texmelucan, Coronango, Palmar de Bravo y San Salvador Huixcolotla.

     También Puebla es el quinto lugar en llamadas de emergencia por incidentes de violencia de género con 7,243 llamadas en el período de Enero a Julio. Los casos de los feminicidios de Angie Michelle, Gardenia y su hija Dulce son sólo tres de los casos que reflejan la crueldad y la gravedad de estos delitos en el estado.

     A pesar de la situación, en Julio se retiró el presupuesto federal para la Alerta de Violencia de Género contra las mujeres en los estados de Veracruz, Nuevo León, Estado de México, Nayarit, Zacatecas, Cuidad de México, Jalisco y Puebla.

     En conjunto con la deficiente respuesta de las instituciones a este problema, la sociedad se encuentra muy arraigada a prácticas y conductas machistas, donde se normaliza la cultura de violación, la brecha salarial, los roles de género o se culpa a las mujeres por ser víctimas de acoso, violación e incluso su muerte. Este tipo de normalizaciones se observan en figuras públicas con el poder de influenciar a un gran número de personas.

     El caso del Fiscal General de Baja California con la frase “Pero la niña también traía tatuajes por todos lados”, la publicación del influencer Luisito Comunica de “Mezcal tus nalguitas serán mías”, “Mujeres no desaparecen, a veces se van con el novio” del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, e incluso el presidente de la república afirmando que son sus adversarios los que lo critican desde el feminismo, minimiza la gravedad del asunto. 

     Los discursos de personas con influencia en la opinión pública e incluso poder legislativo, donde minimizan y no atienden las denuncias de delitos de género de forma seria e inmediata, colaboran a que los delitos se sigan perpetuando y a que la población no les dé la importancia necesaria a estas situaciones.

     Este tipo de conductas da píe a que se repliquen estas opiniones en sectores pequeños, donde comienza el ciclo de violencia como la familia, el entorno laboral y escolar, e incluso en la vía pública. Son necesarios los cambios en las legislaciones y políticas públicas junto con educación en materia de género para lograr revertir estas situaciones. 

     Este año, a pesar del distanciamiento social, se lograron grandes avances en materia de género que son importantes reconocer: la aprobación de la Ley Olimpia, donde se reformó el Código Penal para sancionar los delitos que agredan la intimidad sexual de las personas en medios digitales. La Ley Ingrid para sancionar la filtración de imágenes o datos del lugar de los hechos de los delitos. O el actual caso del despido de profesores por acoso en la Facultad de Ciencias de la Comunicación en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. 

     Los logros y avances del feminismo son prueba de que es posible resolver las problemáticas de violencia de género, con legislaciones eficientes que protejan y garanticen justicia a las víctimas, en conjunto con la educación de la población. Este cambio es necesario para garantizar el bienestar y la vida digna de miles de mujeres en México. 


Encuesta