Sábado, 28 de Marzo de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Cierto: el CG del INE debe ser Autónomo e independiente

Lunes, Marzo 23, 2020 - 19:01
 
 
   

Para los que fueron damnificados del avance progresista lo importante es resaltar la necesidad...

Lo que los partidarios de la consolidación democrática debemos aprovechar, que tenemos un gobierno Progresista, para consolidar a las instituciones encargadas de organizar y calificar los procesos que permiten a la república renovar los poderes definidos en nuestra normatividad.

Lo anterior significa que se debe tender a modificar los métodos que permitieron elegir a sus integrantes y al permitir que los órganos mencionados fueran copados por las fuerzas políticas partidarias y por los poderes fácticos, en donde se incluye a los gobiernos en sus distintos niveles y a los que se aglutinan en la iniciativa privada.

Para los que fueron damnificados del avance progresista lo importante es resaltar la necesidad de encontrar un método que expulse, como método el de las cuotas partidarias, tanto el TEPJF como el INE fueron integradas por ese método en abril del 2014: cuando se nombraron a los 11 integrantes del INE y a los magistrados del TEPJF.

 Después de esa fecha se estableció que la renovación de los órganos mencionados se cambiarían en distintas fechas de manera parcial, para eso se eligieron consejeros electorales ciudadanos para periodos de duración de sus encargos distintos y, por eso, en el INE en este año, abril del 2020, 4 consejeros integrantes del Consejo General del INE deben ser relevados; eso es lo que ha motivado que los que han venido manejando al órgano Autónomo y desean conservar la situación que les ha permitido controlarlo en beneficio de sus intereses y de sus socios se encuentren muy preocupados.

 Un dato  que nos puede orientar de quiénes son los que desean conservar el control del órgano  autónomo es el siguiente, en el 2014, la cámara de diputados encargada de decidir la integración del CG del INE se integraba con 498 diputados; de los que  202  pertenecían al PRI, 108 al PAN, 61 al PRD, 47 al  PVEM, 35 a MORENA, 25 a MC, 11 al PANAL, 8 a PES y un independiente: lo lógico fue que la conformación de los consejeros del INE fueron nombrados de acuerdo a las cuotas correspondientes entre los tres partidos con fracciones parlamentarias más grandes es decir 5 para el PRI, 4 para el PAN y 2 para el PRD.

 Agréguese a lo anterior que se convocó para integrar el INE y los integrantes del CG del INE, prácticamente fueron los mismos que integraban el CG del IFE, o sea que la convocatoria fue una verdadera vacilada pues ya tenían casi nombrados a los integrantes del máximo órgano de dirección del INE. ¿Verdad que si fue un proceso transparente que asegura la independencia de los integrantes del actual consejo general del INE?

Respecto a la dificultad de creer en la autonomía de CG del INE no solo se tiene en relación que son producto de las cuotas partidarias sino también lo sesgado de sus acciones, veamos algunas de sus principales conductas:

En el 2018 el proceso electoral en el que se eligió al presidente de la Republica y 9 gobernadores, así como a otras autoridades del poder legislativo federal y de las distintas entidades federativas y muchos presidentes municipales, de todas las autoridades que se eligieron, el proceso electoral se realizó, según ellos, de acuerdo a la ley según los consejeros del CG del INE. Sería bueno consultarles, cuando explicaron a los ciudadanos que el proceso se realizó de acuerdo a un decreto constitucional contenido en el artículo constitucional transitorio, publicado en el diario oficial de la federación el 14 de febrero de 2014, mismo que ordenaba realizar la jornada electoral el primer domingo de julio del 2018 y no como se establece en la LEGIPE el primer domingo de junio. La Jornada electoral se llevó a cabo el 1 de Julio y no como lo marca la ley reglamentaria el 3 de junio.

Cuando esa autoridad, el CG del INE explicó que para realizar las elecciones del 2018 no existió una ley reglamentaria y que fue sustituida por un reglamento de elecciones acordado fuera de tiempo por el INE y que fue elaborado por el INE, que no es autoridad legislativa para darle consistencia, que no legalidad, tal hecho fue avalado por el TEPJF. (Ambos órganos se convirtieron, indebidamente, en autoridad legislativa)

El CG del INE creo una situación de excepcionalidad que le permitió convertirse en legislador y ya en ese papel realizó acciones que estuvieron fuera de su competencia, otorgó registro como candidatos independientes a personas que tenían apoyos falsos que se contaban en cientos de miles, el INE lo hizo otorgando el registro como candidata presidencial independiente a Margarita Zavala y el TEPJF lo coronó otorgándolo a Jaime Rodríguez, (a) el Bronco.

Los Integrantes del CG del INE, iniciaron el proceso electoral en septiembre de 2017, y como no fueron cuidadosos de armonizar lo correspondiente con la fecha ordenada en el transitorio constitucional, que contenía una diferencia de 30 días, por no hacerlo, tuvieron que inventar la ilegal figura de las inter campañas. Con ello prácticamente generaron que las campañas presidenciales fueran de 120 días, y no como lo marca ley que debían durar 90 días.

 Durante el proceso electoral del 2018 sucedieron cosas dignas de recordar: en un evento en el que participó el consejero presidente del CG del INE, Lorenzo Córdova, planteó dos escenarios para la elección presidencial,  que el conteo rápido le dé una ventaja amplia a un candidato presidencial o que haya un margen cerrado entre el primero y el segundo lugar… dijo también, no quiero ser catastrofista pero temo que va haber dos candidatos que van a impugnar diciendo que hubo irregularidades graves y demandar la nulidad de la elección. Recordemos que para esas fechas se venía ya definiendo, según las encuestas un claro ganador AMLO, lo que pretendían las otras opciones en alianza con el CG del INE era tratar de crear la sensación de que se daría  una elección con una votación cerrada, en ese contexto se debe entender lo que el Presidente del INE con sus declaraciones contribuía a lo que pretendían los candidatos del PRI y del PAN, en el sentido de que se asumiera una elección muy competida , fue claro que estaba cooperando a que se tuviera un escenario propicio para complicar el resultado electoral. Se debe tomar en cuenta que más allá de las aclaraciones, el presidente del INE no debía hacer declaraciones sobre los posibles resultados, en todo caso, él debió reservar su opinión al momento en que la jornada electoral ya realizada arrojara resultados y entonces tomar decisiones al respecto,  no alentar las pretensiones de los candidatos distintos a AMLO,  eso sumado a la situación de irregularidad en la legislación secundaria para la elección, con lo cual deja clara una actuación llena de parcialidad y sometida a los deseos de la clase gobernante del régimen anterior.

En lo anterior se puede encontrar que el Presidente del CG del INE contradice lo que expresó, respecto a la necesidad de que una de las diferencias fundamentales entre una democracia constitucional y las formas autocráticas de gobierno es que en aquella, la primera, las reglas de juego político no solo deben ser conocidas y aceptadas por todos los participantes, sino que las mismas deben prevalecer sobre la voluntad de los gobernantes (artículo publicado en el diario El Universal, el día 26 de junio de 2019) en la conducta de los integrantes del consejo General no se hizo cabal respeto de los principios rectores de la actividad electoral, consagrados en nuestra constitución, claramente trabajaron para que una de las opciones afines a sus intereses y compromisos, tuviera posibilidades de conservar el poder.

Todo lo hicieron para tener condiciones de actuar en auxilio de sus padrinos que esperaban una elección competida, todo lo que ilegítimamente hicieron no les sirvió, reconocieron el triunfo no porque modificaran su actitud sesgada, más bien fue motivada por lo contundente de la victoria de AMLO, pero estaban más que dispuestos y preparados para actuar de manera parcial, como sucedió en el 2006.

No les salió por fortuna, pero sí actuaron los consejeros del CG del INE de manera sesgada y no transparente.

Ayuda que algunos de los actuales consejeros del INE explicitan lo que realmente están defendiendo desde su trinchera de damnificados del triunfo progresista en México, dice Benito Nacif:  después del 2003 en donde la conformación del CG del IFE, el PRI y PAN dejaron fuera las propuestas del PRD … en las renovaciones subsecuentes se restableció el acuerdo tripartitita (PRI,PAN,PRD) como el eje articulador del consenso político que le dio fortaleza al INE, más claro ni el agua, continua el consejero las elecciones del 2018, sin embargo, echaron abajo el equilibrio tripartita que había prevalecido en el INE desde la transición a la democracia, irrumpió en el escenario político una nueva fuerza política, MORENA que junto con sus aliados han mostrado tener la capacidad de armar mayorías calificadas, sin tomar en cuenta a la oposición.

Lo que no reconoce el citado consejero, es que esas fuerzas que hoy integran la oposición están representadas por los siete consejeros que se mantienen como parte del CG del INE que corresponden con el método de elección por cuotas.

 Considero que es justo que todos se manejen honestamente y de acuerdo con la ley y que el criterio que plantea que la oposición está fuera, porque hoy no podrán imponer cuotas, debe reconocer que ya tiene representación y en eso, siendo estrictos, están sobre representados. Así que, al asumir la nueva situación, y reconocer que cuando tuvieron el poder sin contemplación el PRI y el PAN dejaron fuera a su aliado: el PRD.

Cuando el consejero Ciro Murayama fue a explicar lo que establece la constitución respecto a la representación, hubiera sido pertinente que aclarara con qué ley reglamentaria se realizó la elección a la que se refiere y en ella dónde se aborda lo relacionado con las coaliciones y las posibilidades de inequidad y sobre representaciones, nuevamente podía fallar su conducta en lo que corresponde a los principios rectores de la actividad electoral, especialmente el de la legalidad y la transparencia.

Por todo lo mencionado sería bueno que los consejeros del INE aceptaran actuar desde ya, de acuerdo a la mínima honestidad y siempre apegados a la ley. Así que no se reduce las dudas a que fueron producto de las cuotas, más bien, a que siempre pusieron en prioridad sus compromisos y después el respeto a la ley, por ello marginaron la necesidad de tener una conducta honesta y transparente.

 Como en este año se renuevan 4 de los 11 integrantes del CG, los damnificados por el cambio progresista (hoy la autodenominada oposición) reclaman que los nuevos consejeros deberán ser elegidos de acuerdo a una metodología que evite la definición de ellos, de acuerdo a lo que ellos denominan la pluralidad democrática o sea que con los 7 que les quedan, más algunos de sus camaradas que se logre colar, tendrán la mayoría calificada para la toma de decisiones. Qué bueno que se preocupen por el cuidado de que se nombre a gente honesta y capaz, pero ya los veremos reclamar si los que quedan no están dispuestos a continuar con sus prácticas de parcialidad y de actuación fuera de la normatividad.

Lo correcto es que además de comprometerse con la ley, los actuales consejeros reconsideraran su actuación parcial y la reconocieran para así garantizar que, quede como quede integrado el CG del INE, el compromiso de todos los consejeros, los 4 nuevos y los 7 que vienen de las cuotas partidarias, será con el respeto a  la ley y con la honestidad. Eso si garantizará una adecuada conducta de los consejeros y una real situación de independencia del INE como órgano autónomo e independiente.  ¡Ojalá que así suceda! 


Semblanza

José Pascual Urbano Carreto

Ver más +

Encuesta