Sábado, 28 de Marzo de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Un vacío que se respira y toca, como el virus

Domingo, Marzo 22, 2020 - 20:07
 
 
   

El problema no es sólo esta crisis inesperada, sino la forma en que reaccionamos ante ella.

A lo largo de la semana los  líderes de los países más afectados por el coronavirus han planteado de manera más o menos eficaz sus estrategias para combatir la pandemia y las secuelas que ésta traerá consigo. De acuerdo al tipo de gobierno que cada país tiene, gobiernos como el alemán ,el italiano,  el chino o el norteamericano, el salvadoreño o el colombiano, cada cual a su estilo, sus líderes han propuesto a sus ciudadanos un común denominador de acciones  para enfrentar una crisis que casi nadie vio venir a tiempo. El problema no es solo esta crisis inesperada, sino la forma en que reaccionamos ante ella. Cuando un problema abarca al mundo entero,  es clave que los liderazgos jueguen bien y a tiempo el papel  que les corresponde. Las cabezas de cada gobierno han salido a dar conferencias de prensa extraordinarias con un solo tema: la pandemia. 

Por circunstancias de la vida he tenido conocimiento directo y en tiempo real de cómo ha sido tratada la crisis en dos países: Italia y Colombia.  

ITALIA

Hace menos de un mes, un querido amigo italiano, científico de alta especialidad en física nuclear que vive en el norte de Italia, me escribía sorprendido ante el pánico que había desatado la aparición de los primeros brotes del virus en su país . El gobierno italiano y la mayoría de los italianos por igual reaccionaron con lentitud, ecepticismo e incredulidad. En dos semanas todo cambió. Él voló a Alemania por cuestiones de trabajo un día antes de que Italia y Alemania cerraran sus fronteras. Ha tenido que permanecer solo y aislado hasta recibir los resultados de su prueba. Salió negativo. Aún así no podrá regresar a Italia todavía. Su madre, una mujer de 88 años, llena de ganas de vivir, está aislada en su casa con una magnífica actitud y la claridad de que aislarse es su única probabilidad de vivir.- "Mi madre está organizada para un largo claustro y movió su bicicleta de ejercicio frente a la ventana  que da al parque, para poder mirar la vegetación mientras hace ejercicio; hoy estaba leyendo novelas al sol en su balcón. Ya aprendió a hacer video llamadas. Nada la intimida y  busca soluciones." - Eso esperamos de un líder, pienso yo, que nada lo intimide, pero que busque, construya y comunique soluciones. En Italia perdieron un tiempo precioso. Tarde, pero  Giuseppe Conte, el primer ministro italiano, ha puesto una gran voluntad en unir a todas las regiones, muy acostumbradas a actuar libremente, igual que aquí los gobiernos estatales. Los mandos actúan ya de manera coordinada con la máxima intensidad y han logrado construir una línea de acción única, en la que el primer ministro italiano hace cabeza para abatir la confusión e incertidumbre de los ciudadanos. Lograrlo ha tenido una gran dificultad y es por eso que en estas crisis tan complicadas es fundamental hablar con una sola voz. Eso aún no sucede en México.     

COLOMBIA

Mi hija vive en Colombia e iría yo a visitarla este mes. El 9 de marzo, mientras acordábamos la fecha del vuelo, leí que Italia había cerrado ya el país y había un estado de excepción. Me parece tan lejano el 9 de marzo hoy. Ella me dijo que en Colombia estaban tomando el tema muy en serio y que habían informado de manera oficial que se restringirían los vuelos  provenientes del exterior. Me sorprendió que el 13 de marzo el vocero y encargado del tema en México, López Gatell, minimizara el tema de las entradas y salidas del aeropuerto de la CDMX, porque ese día en Colombia se había decretado la cuarentena de 15 días para quienes hubieran llegado del exterior. El 15 de marzo restringieron las salidas a la calle después de las 9 de la noche y hasta las cinco de la mañana y desde días antes se prohibieron las reuniones masivas. Los vuelos del exterior fueron cancelados.  El 19 de marzo los alcaldes y gobernadores se reunieron con el presidente Duque para coordinar las medidas de contención del virus. A partir del 23 de marzo el país cerraría todas sus fronteras aéreas para los vuelos internacionales por un periodo de 30 días y ha decretado el cierre de fronteras  terrestres, marítimas y fluviales hasta el 30 de mayo. Habrá exenciones humanitarias que se negociarán de país a país.  Anunciaron ya la medida de anticipar la devolución del IVA y un paquete de apoyo económico para cada sector productivo y social.  Los mayores de 70 años no podrán salir de sus casas hasta el 30 de mayo más que por motivos excepcionales. En la rueda de prensa junto al presidente Duque estuvieron presentes todos los gobernadores y en su nombre habló uno de ellos.  No sé si  las medidas serán suficientes, pero por lo pronto, los acuerdos aplican para todos y se comunican desde un frente común. 

En México sigue sin construirse  ese común denominador. El presidente ha abordado el tema mezclándolo con otros desde las largas  mañaneras. No ha abordado el asunto de manera única, relevante y central, como lo hicieran  otros presidentes de América latina, como Alberto Fernández, Nayib Bukele, Iván Duque o Sebastián Piñera, países que han decretado ya el estado de excepción por 90 días y han entrado en la fase 4 . Por el tamaño de nuestra frontera con Estados Unidos esto es muy inquietante pues el virus se está extendiendo a una velocidad arrasadora. El liderazgo del tema no lo lleva  ni el presidente López Obrador ni el secretario de salud, sino el sub secretario López Gatell. El presidente aún no ha presentado un paquete extenso y formal de medidas comunes y adecuadas . México es el país que menos medidas preventivas ha implementado y el último en prohibir eventos masivos. Los gobernadores, los presidentes municipales, los líderes empresariales, los rectores de universidades, los comerciantes chicos medianos y grandes, los líderes de ambulantes, las grandes industrias y los ciudadanos comunes y corrientes, actuamos guiados por lo que vemos hacer en otros países  o por lo que va diciendo una u otra autoridad local. Las universidades y escuelas privadas suspendieron clases antes que el sector público. Cada quien interpreta a su leal saber y entender el tamaño del problema y aplica las medidas que le parecen atinadas. Y para muchos ciudadanos, el virus aún es  un cuento chino. Muchos frentes y muchas voces crean confusión. Así no nos irá bien ni en esto ni en la atención a las secuelas que dejará esta crisis.


Semblanza

Verónica Mastretta

Ver más +

Encuesta