Domingo, 23 de Febrero de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



¿ Y dónde quedó la privacidad?

Jueves, Enero 16, 2020 - 17:57
 
 
   

El comportamiento de nuestra especie.

Los derechos de la personalidad y específicamente el derecho a la privacidad no son recientes, son derechos fundamentales plasmados en instrumentos internacionales y en la Constitución Política como garantía de seguridad jurídica, sin embargo son derechos poco reconocidos o entendidos entre las personas en sus connotaciones más amplias.

Abundan las personas curiosas, morbosas, indiscretas, maliciosas, ociosas, quisquillosas, metiches, entrometidas, orejeras, centinelas, difamadoras y calumniadoras; llenas de visceralidad, odios, subjetividades y juicios de valor generando intromisiones en la vida privada de otras, atentando contra sus libertades personales, honor e imagen bajo la complacencia de un Estado nación que poco se ha preocupado por la falta de educación emocional, educación digital y la difusión de la cultura jurídica. Reza la frase sarcástica de un meme: “Si quieres saber algo de mí, pregúntame a mí, no a la gente [los demás]”.

En núcleos de población reducidos donde todos se conocen o pretenden conocerse, sus genealogías, historias de vida, personalidades, domicilios, estilos de vida, patrimonio, filias, fobias, aficiones, etc. están expuestas, la delgada línea entre lo público y lo privado suele mal interpretarse y romperse con facilidad, llegando a causar daño moral y en la era de las redes sociales, violencia digital.

Los derechos de la personalidad son el honor, la imagen propia y la vida privada. El derecho a la privacidad, intimidad o vida privada implica la no injerencia, intervención, intromisión o molestia de terceros en la esfera individual.

El derecho a la privacidad es inherente a la persona humana y comprende la corporalidad, la historia de vida, el estado anímico, las ideaciones, las afecciones, las patologías e historial médico, las comunicaciones privadas, las convicciones personales, el credo o la falta de este, la solitud, el silencio, la identidad sexual, las preferencias sexuales o reproductivas, las preferencias políticas, el parentesco, los secretos y las confidencias, los diarios personales, las fotografías, los documentos privados, las relaciones interpersonales, el patrimonio, los datos personales, los datos sensibles, la conexión o desconexión digital, etc.

El derecho a la privacidad es un límite jurídico y legítimo en la vida de las personas, la potestad de las y los particulares sobre los aspectos que desean no se conozcan de su vida o desean se conozcan con su consentimiento y bajo su impronta en concordancia con la conducta externa que regulan las normas jurídicas; derecho que los escrutadores, fisgones, estalkeadores, policías de la verdad y la moral pretenden quebrantar motivados por la malicia, el odio, la venganza, la extorsión, el lucro y la incesante necesidad de conocer a los otros sin mediar interlocución.

La privacidad no es una concesión del Estado, no la define el contexto sociocultural, ni está sujeta escrutinio público alguno pero hay que discernir entre particulares y figuras o personajes públicos.

No obstante, el derecho a la privacidad no es absoluto, sobre todo ante la comisión de delitos o contravenciones a los derechos de terceros, existen criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que hablan de variables. El derecho a la privacidad está continuamente en la frontera con otros derechos que tampoco son absolutos como el derecho a la información, la libertad de imprenta y la libertad de expresión.

La privacidad a veces es incomprendida y denostada entre particulares pero es un reducto de la autonomía personal, el libre desarrollo de la personalidad, las convicciones personales y la autodeterminación informativa.

anateyssi@gmail.com

 


Semblanza

Ana Teyssier

Consultora jurídica, emprendedora social e investigadora independiente. Articulista y cronista para diversos medios electrónicos nacionales e internacionales. Recibió el Premio Municipal de la Juventud y el Galardón Poblano Distinguido.

Ver más +

Encuesta