Domingo, 19 de Enero de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



“LA QUINTA COLUMNA NAZI” DEL “COBARDE MATONCITO” “TUTO” QUIROGA

Jueves, Enero 9, 2020 - 19:38
 
 
   

Durante la ocupación de Francia se había hecho acreedor el apelativo “el carnicero de Lyon”

El criminal de guerra, Klaus Barbie, abandonó Europa tras el triunfo aliado en medio del operativo clandestino, auspiciado por el departamento de estado de los Estados Unidos con la complaciente colaboración de la Sede Apostólica, conocido en la historia como la “operación Odessa”.

Durante la ocupación de Francia se había hecho acreedor el emblemático apelativo de “el carnicero de Lyon”, dadas las matanzas y atrocidades que habría ordenado como responsable de la plaza.

Establecido en Bolivia, se hizo acreedor a la ciudadanía de dicho país, con cuyas autoridades colaboró en diversas ocasiones, destacándose al respecto en la organización de “escuadrones de la muerte” que, al unísono que coadyuvaban al despliegue de poder del presidente en funciones Hugo Banzer Suárez, incursionaban en el incipiente negocio del trasiego de alcaloides derivados de la hoja de coca.

Fijó su residencia en París, cuando, en retirada de su país adoptivo, en el que habría sido señalado  de haber incurrido en actos de corrupción relacionada con contratos de hidrocarburos, hechos en los que, dicho sea de paso,  también  se habría indiciado al entonces Vicepresidente de Hugo Banzer , Jorge Quiroga; residencia final en la que, pese a todos los pesares, terminaría por afrontar a la justicia de Francia acusado de diversos cargos, entre otros, innumerables homicidios entre los que se encuentran los de más de 40 niños.

Antecedentes, ante los que, en nada resulta exagerado, calificar de manera literal a diversos diputados integrantes de la legislatura local de Aguascalientes como a la “Quinta Columna Nazi” de un “cobarde matoncito”, como en efecto lo es el conspicuo discípulo de Klaus Barbie, “Tuto” Quiroga, quién en fechas recientes lanzó una andanada propagandista en contra de las instituciones del país, en colaboración abierta con “caballos de Troya” locales, como lo son en la especie, tanto los referidos integrantes de la legislatura local en cuestión , como los diversos grupos que al efecto pudiesen estar agrupados  en torno a “Tuta” María Calderón o a Servando Gómez “cocoa”.

Andanada propagandística muy al estilo de uno de los jerarcas que forjarían el espíritu de Barbie antes de que diera con sus pasos en tierras bolivianas, tal y como lo fuera Goebbels, a propósito, y, precisamente respecto al estribillo repetido una y otra vez que acredita una violación del estado mexicano a los instrumentos internaciones suscritos en el ámbito internacional, me permito señalar lo siguiente: 

La Convención sobre asilo político de 1933 suscrita en Montevideo, resulta del todo omisa en relación a las declaraciones que vertiera en nuestro país por el ciudadano boliviano Juan Evo Morales Ayma; por lo que hace  a la Convención de Caracas de 1954 sobre asilo territorial, el texto expreso señala lo siguiente: " Artículo VII.-La libertad de expresión del pensamiento que el derecho interno reconoce a todos los habitantes de un Estado no puede ser motivo de reclamación por otro Estado basándose en conceptos que contra éste o su gobierno expresen públicamente los asilados o refugiados, salvo el caso de que esos conceptos constituyan propaganda sistemática por medio de la cual se incite al empleo de la fuerza o de la violencia contra el gobierno del Estado reclamante. Artículo VIII.-Ningún Estado tiene el derecho de pedir a otro Estado que coarte a los asilados o refugiados políticos la libertad de reunión o asociación que la legislación interna de éste reconoce a todos los extranjeros dentro de su territorio, a menos que tales reuniones o asociaciones tengan por objeto promover el empleo de la fuerza o la violencia contra el gobierno del Estado solicitante. " Aceptando sin conceder, que los audios por la pandilla de “Tuto” Quiroga  al ya referido sujeto, fuesen verídicos, ellos constituyen conversaciones privadas y su obtención y posterior ventilación pública, constituye un ilícito penal en su perjuicio para el orden jurídico vigente en nuestro país, así que, en consecuencia, México no habría incurrido en la especie en ilícito alguno de Derecho Internacional Público.

Por el contrario el Decreto 269 expedido por los integrantes de la “Quinta Columna Nazi” del “cobarde matoncito “ “Tuto” Quiroga, instalada entre algunos de los integrantes de la legislatura estatal de Aguascalientes, transgreden, tanto garantías expresamente consagradas por  la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como compromisos signados por el estado mexicano en el ámbito internacional como al efecto lo es la “Convención Interamericana de Derechos Humanos”, conocida también como “Pacto de San José”.

albertoperalta1963@gmail.com


Semblanza

Atilio Peralta Merino

Nací en ésta ciudad, en la sala de maternidad “Covadonga” de la Beneficencia española, “tal vez un jueves como hoy de otoño”, dijera parafraseando a Cesar Vallejo, y de inmediato me trasladé a las islas del Caribe, entre brumas mi primer esbozo de recuerdo es el vapor de un barco que desembarcó en la Dominicana, Isla a la que jamás he vuelto y que no registro en la memoria consciente, desconozco si habríamos arribado a “Santo Domingo” o si todavía sería “Ciudad Trujillo” acababa de tener verificativo la invasión auspiciada por la OEA y, al decir de mi señora madre, era en ese momento el lugar más triste que habría sobre el planeta tierra. Estudié orgullosamente con los jesuitas hecho que me obliga a solazarme en la lectura de james Joyce, y muy particularmente en “El Retrato del Artista Adolescente”, obra que conocí gracias a mi amigo y compañero de andanzas editoriales juveniles Pedro Ángel Palou García, y asimismo orgulloso me siento de mis estudios en leyes en la Escuela Libre de Derecho pese a los acres adjetivos que le endilga a la escuela José Vasconcelos en su “Breve Historia de México” al referirse a otro egresado de la “Libre” como lo fuera el presidente Emilio Portes Gil. Crecí escuchando los relatos de mi abuelo sobre su incursión en los primeros años de su adolescencia en las filas del ejército constitucionalista, sus estudios de agronomía en “Chapingo” junto a los Merino Fernández, su participación en la “Guerra Cristera” al frente de cuadrillas armadas bajo la indicaciones del General Adrián Castrejón quién años después crearía los servicios de inteligencia militar y se convertiría en el gran cazador de espías nazis durante los años de la conflagración mundial, y por supuesto, de los días aciagos del avilacamchismo de cuyo régimen perdería el favor dadas las intrigas que suscitarían su parentesco con el líder obrero Manuel Rivera Anaya. Mi padre por su parte, llegaría a éste país mitad en vieja de estudios, mitad exiliado, habría corrido a su cargo el discurso que en representación de los jóvenes fuese pronunciado ante la multitud reunida en Caracas el 23 de enero de 1958 con motivo de la caída de la Dictadura de Marcos Pérez Jiménez, suceso al que alude Gabriel García Márquez en “El Otoño del Patriarca, matriculándose en la entonces Escuela Nacional de Economía que, muy pocos después, se transformaría en la “facultad” gracias a la brillante intervención de la maestra Ifigenia Martínez. “Soy todas las cosas por las que voy pasando”, he tenido en suerte el haber colaborado, o convivido de alguna manera con hombres cuya actuación ha resultado clave en la historia reciente del país, mencionaré a manera de ejemplo y obligado por la más elemental de las gratitudes a los senador José Ángel Conchello y Humberto Hernández Haddad así como y mi entrañable maestro el constitucionalista Elisur Artega Nava ; transformación que conduce por un lado , a darle cabal cumplimiento al deber bíblico de dar testimonio de los sucesos que corren en el siglo, y por la otra a convertirse en un hombre sencillo como dijera Borges: “ que aprecia el sabor del agua, el caminar pausado y la conversación con los amigos”.

Ver más +

La Corte de los Milagros

El último de los mohicanos

Encuesta