Martes, 12 de Noviembre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



La trivialización de la política

Miércoles, Noviembre 6, 2019 - 20:48
 
 
   

Que se deje de lado el rumbo que está tomando la economía.

Por: Humberto Aguilar Coronado*

 

Trivializar es quitarle importancia, o no dársela, a una cosa o a un asunto.

Eso es lo que hace el Presidente de la República al presentarse todos los días ante los medios de comunicación, y distraer o dirigir la atención, hacia otros temas para ubicarlos en el debate político nacional para no centrarse en lo verdaderamente importante y de interés general para los mexicanos.

Lo que busca el Presidente es que en el círculo político, el círculo rojo y las redes sociales, se hable, se comente y se debata de otras cosas y no de lo sustantivo, es decir, que se deje de lado el rumbo que está tomando la economía y por supuesto, la estrategia en materia de seguridad que afecta significativamente la vida de las personas y las familias, entre otras cosas.

Ejemplos tenemos muchos.

 

1 Cuando se le cuestiona sobre el rumbo de la economía y el nulo crecimiento económico proyectado por instancias especializadas para ello, el responde con una frase que se vuelve no solo referente, si no que es utilizada por el colectivo para desestimar cualquier asunto de relativa importancia: “yo tengo otros datos”.

2 Cuando se le cuestiona sobre la falta de resultados en materia de combate a la inseguridad, lo primero que atina a decir, es que la culpa la tiene el ex Presidente Felipe Calderón por lo que él llama, “su guerra contra el narco”. Por cierto, tal parece que para el Presidente, el gobierno de Enrique Peña Nieto es un sexenio que no existió en nuestro país, al no referirse prácticamente a el sobre ningún asunto.

3 La sorpresiva renuncia del ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina Mora con una carta sin fecha y sin plantear lo que el texto constitucional en su artículo 89 marca para los casos de renuncia al cargo, es decir, que solo procederán por causas graves. Para este caso, y a pregunta expresa, el Presidente López Obrador en su conferencia mañanera recurrió a sus comunes malabares verbales y afirmó que: “suponía cual era la causa grave”. ¿Qué quiso decir con eso?  La mayoría de los análisis se han centrado en buscar las causas para saber si el ahora ex ministro, fue presionado para renunciar y desafortunadamente, el colectivo parece darle la razón al Presidente al murmurar sobre la causa grave de la renuncia.

4 En los lamentables hechos del operativo fallido en Culiacán, Sinaloa, las afirmaciones y las contradicciones en las que incurrió en los siguientes 13 días, fueron terribles. En el día mismo de la detención y la decisión de dejar escapar a Ovidio Guzmán, el Presidente de la República prefirió volar en un avión comercial a Oaxaca, que al parecer no contaba con comunicación por internet o telefonía satelital, y ante la pregunta expresa de los reporteros en el aeropuerto, contestó que sabía del operativo y avalaba las decisiones que se habían tomado, pero un día después, afirmó lo contrario trasladando la responsabilidad a los mandos militares y generando una gran confusión que terminó días después, en un enfrentamiento con los representantes de los medios de comunicación, prácticamente culpándolos a ellos, de la confusión generada.

5 Terminamos el onceavo mes de mandato presidencial con gran zozobra e incredulidad, todavía inmersos en la confusión de responsables y responsabilidades sobre el operativo fallido en Culiacán, y el primer tema que se toca en su mañanera, a pregunta expresa de su reportero estrella, es su opinión sobre los resultados del partido final de la serie mundial de béisbol en los Estados Unidos. Como dijeran en el argot popular, hágame usted el grandísimo favor.

6 Pero inicia el mes de noviembre y amanecemos con un tuit en el que el Presidente sostiene que “cuenta con el respaldo de una mayoría libre y consciente, justa y amante de la legalidad y de la paz, que no permitiría otro golpe de estado”, en clara referencia al discurso pronunciado por el General Gaytán, ex Subsecretario de la Defensa Nacional, en presencia del actual secretario de la Defensa Nacional, en ocasión de la reunión anual de mandos militares. Pero días después y ante la ola de críticas por poner a debate un tema considerado tabú en nuestro país, simplemente, en su inclinación por trivializar lo importante, califica al General Gaytán como: “poco mesurado e imprudente”.

7- La más reciente declaración del Presidente no tiene desperdicio, cuando cambia radicalmente su postura en torno al papel que juegan las redes sociales en la política, al pasar de un “benditas redes sociales” que entre otras cosas, le dieron el triunfo electoral, a acusar a quienes supone que las utilizan para criticar la acción gubernamental y que se utilizan, según su dicho, para “generar noticias falsas que se pueden configurar como terrorismo”. Sin comentarios, porque la guerra tuitera desatada, ubica en la irresponsabilidad a diferentes actores políticos, empezando por el Presidente. Pero logró nuevamente su objetivo, distraer la atención de los asuntos que realmente importan.

 

Con estos pocos ejemplos, pero muy significativos, está claro que la estrategia del Presidente sigue siendo la polarización de la sociedad que gobierna, de la trivialización de la política y de restar importancia a los hechos importantes que requieren la atención de un Jefe de Estado.

Por mi parte, me quedo con una parte del discurso del General Gaytán cuando asegura que: “la sociedad está polarizada políticamente porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se basa en corrientes pretendidamente de izquierda que acumularon durante años un gran resentimiento “.

 

*Es politólogo con una Maestría en Negociación y Resolución de Conflictos por la Universidad Carlos III de Madrid, España.


Semblanza

Humberto Aguilar Coronado

M. Humberto Aguilar Coronado “El Tigre”, es Licenciado en Ciencias Políticas y Maestro en Mediación, Negociación y Resolución de Conflictos por la Universidad Carlos III de Madrid, España. Autor de las obras “Principios en Acción” y “La Negociación, ¿es necesaria en la política?, editadas por Miguel Ángel Porrúa. Ha ocupado en el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional, los cargos de Secretario de Organización; Secretario General Adjunto; Secretario de Elecciones; y, Jefe de Negociación para la Alianza por el Cambio (2000). Ha sido Diputado Federal; Diputado Local en Puebla, y Senador de la República, donde fue Miembro de la Junta de Coordinación Política y Subcoordinador de Proceso Legislativo y Debate Parlamentario. En la administración pública, fue Director General de Gobernación del Municipio de Puebla; Director General de Gobierno de la Secretaría de Gobernación Federal; Subsecretario de Enlace Legislativo de la Secretaría de Gobernación. Miembro activo del Partido Acción Nacional desde 1982, es Consejero Estatal y Nacional Vitalicio del Partido, y actualmente es Director General de la Fundación Rafael Preciado Hernández, A.C.

Ver más +

Encuesta