Miércoles, 16 de Octubre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Plazas automáticas

Domingo, Septiembre 22, 2019 - 19:02
 
 
   

El crecimiento poblacional demandaba una cantidad creciente de personal docente.

Cartas a Gracia

 

El ambiente que circunscribe a la aprobación de las leyes secundarias se encuentra caldeado Gracia; por un lado, la bancada del presidente que impone su franca mayoría en la Cámara de Diputados y aprueba la Ley General del Sistema de Carrera de Maestras y Maestros (LGSCMM), a pesar de las contradicciones evidentes entre la segunda parte del Artículo 35 del ordenamiento en cuestión y los párrafos séptimo y octavo del Artículo 3º de la Constitución; de igual manera, las que el Artículo 35 tiene con el 39 de la misma norma secundaria y por otro, la de quienes en la diputación federal conforman el bloque opositor que amenaza con judicializar un proceso que considera viciado de origen y al que califican de inconstitucional. 

A reserva de que tú y tus compañeras y compañeros emitan su opinión sobre el particular y de que pudiesen -o no- coincidir con las de cientos de miles de beneficiados con una plaza docente, lo mismo que con la opinión positiva de los más de 30 mil suspirantes anuales al servicio público. Recupero las tres líneas que escribí en la carta que te enviara el lunes 17 de los corrientes, en las que se sintetizan los párrafos 7º y 8º a los que aludo y que a la letra señalan: “la admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza la función docente, directiva o de supervisión, se realizará a través de procesos de selección a los que concurran los aspirantes en igualdad de condiciones”; renglones que darían origen al Artículo 39 de la sección primera (De la admisión en educación básica) delcapítulo II(De la admisión y promoción en educación básica)de la LGSCMM, en el que textualmente se establece que: “La admisión al servicio de educación básica que imparta el Estado se realizará mediante procesos anuales de selección, a los que concurran los aspirantes en igualdad de condiciones, los cuales serán públicos, transparentes, equitativos e imparciales”. Ambos pronunciamientos negados por la disposición decretada en el capítulo I (De las disposiciones aplicables a la admisión […]) del Título IV (De la admisión y promoción) del Artículo 35 que vincula el ingreso a las escuelas normales con procesos de planeación, y que dispone que: “Una vez definida la demanda futura por región, se asignarán las plazas a los egresados de las escuelas normales públicas, de la Universidad Pedagógica Nacional y de los Centros de Actualización del Magisterio, de conformidad a las estructuras ocupacionales autorizadas en términos de esta ley”; cuestión que niega la Diputada Adela Piña, Presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados en entrevista con Carmen Aristegui. 

Hasta ahí lo que señalan los textos al respecto Gracia. Un mandato inferior que se opone a una norma de la misma categoría y a otra superior, y que por su redacción daría origen a controversias entre quienes de ahora en adelante se sienten con plenos derechos y los que lo consideran violatorio a los suyos por estar vinculados también a la docencia, al egresar de las escuelas normales particulares incorporadas a las Secretarías de Educación Pública (federal o estatal) sujetas a planes y programas oficiales o, por egresados de facultades de Psicología cursando estudios en un área terminal vinculada a la educación o, de quienes estudiaran Pedagogía, Letras Españolas o Inglesas, Literatura y otras afines en universidades públicas, como sería el caso de quienes asistieran a la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma Metropolitana y la Universidad de Guadalajara, por mencionar solo a algunas de las que gozan de autonomía para definir sus planes y programas. Tras ser apaleados por una norma que enfrenta a quienes, de acuerdo a la Constitución deberían ser iguales ante la ley, son excluidos de procesos de selección de personal que por definición debieran ser “públicos, transparentes, equitativos e imparciales” para favorecer solo a los egresados de normales públicas, UPNs y CAMs mediante la asignación directa; son discriminados por su origen al ser egresados de IES autónomas o particulares aunque estudiaran disciplinas similares y/o fueran normalistas marginados, por carecer de alguien que los apadrinara cuando quisieron ingresar a una escuela normal pública.

Tan luego que la asignación directa de plazas para los egresados se establezca previa aprobación de la LGSCMM en el Senado y de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, las autoridades educativas se enfrentarían a diversos problemas de operación y tendrían que resolver algunas inquietudes que les rondarían por la cabeza, que deberán responder previa incorporación de los beneficiarios al ejercicio del ciclo escolar 2020-2021. ¿Cuantos de quienes demanden ingreso al servicio docente podrán ser aceptados? ¿Los que se requieran por las plazas registradas en el Sistema Transparente de Plazas Vacantes o a los que imponga la presión de las organizaciones sindicales? ¿Y, si la presión se agiganta y por razones de gobernabilidad debiesen aceptar a más de los indispensables, contarían con un techo presupuestal suficiente para incorporarlos? ¿Qué criterios tendrían que aplicarse para la asignación de los centros de trabajo? ¿Se obedecería a los académicos establecidos en la LGSCMM o, a los deriven de la influencia que desplegarían padrinos o madrinas con que se contara el suspirante? y, ¿Si para no recurrir ni a Chana ni a Juana, las plazas se asignaran mediante un sorteo o una tómbola pública, transparente, que callase la boca de los maledicentes que señalan que la intervención de los organismos tripartitos garantizaría a las organizaciones sindicales un suculento botín que se traduciría a pesos y centavos? Menudo conflicto generado por una añeja petición -plaza automática- que se justificaba cuando el crecimiento poblacional demandaba una cantidad creciente de personal docente, cuestión que se ha invertido.


Semblanza

Gustavo Santín Nieto

Oriundo de la ciudad de Toluca y poblano por elección, caracterizado por ser una persona solidaria, gran amigo, buen padre y siempre comprometido con la educación, cursa estudios y obtiene el título de Profesor de Educación Primaria en el Instituto Normal de Puebla en 1969. Estudios la preparatoria en la escuela “Benito Juárez García” de la Universidad Autónoma de Puebla, de licenciatura en Economía en la Facultad de Economía en la UNAM, Ciudad de México; y de maestría en Administración Pública en el ámbito Estatal y Municipal, en el Instituto Nacional de Administración Pública capítulo del estado de Puebla. Compartiendo su conocimiento para llegar a otras mentes, ha brindado su apoyo y asesoría a la Secretaría de Educación Pública del Estado de Tabasco, la Secretaría de Educación Pública del Estado de Michoacán y la Secretaría de Educación del Estado de Guerrero, por nombrar algunos. Fungió como miembro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación SNTE así como del Colegio Nacional de Economistas. En el sector público, se ha desempeñado como profesor de educación primaria en la CDMX y catedrático del Instituto Normal del Estado de Puebla. Fue profesor durante 11 años de asignatura de la facultad de Economía de la UNAM, director de la Participación Social de la Secretaría de Educación Pública del Estado de Puebla, Director General de Recursos Materiales y Servicios Generales de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, Secretario de Rectoría de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Director del Plantel Puebla 1 del CONALEP, Director de Documentación y Estadística del Gobierno del Estado de Chiapas, Coordinador Académico de la Facultad de Economía de la UAEM. Así como colaborador, por más de 20 años, en la Columna Semanal   “Maestros” del periódico La Jornada, director general de la Revista Conceptos y del periódico mural Mexitli de la Secretaría de Educación Puebla. Escribió algunas columnas en el extinto  Periódico “El Nacional”. Sus colaboraciones se publican en los períodicos digitales E-consulta, Ángulo 7, Entorno político (Veracruz) e Impulso informativo. Desde 1992, emprende el Instituto Universitario Puebla como un proyecto de oferta educativa de calidad con ejes clave como lo son el humanismo y la sustentabilidad, confiado de que, es la educación misma, el eje motor para la consolidación de seres humanos plenos, responsables y capaces con la sociedad y el planeta. Se declara partidario y participativo de la Sociedad Civil organizada, como la única opción de cambio real y factible ante la crisis actual de los partidos políticos. Actualmente es el coordinador ejecutivo la Asociación de Universidades e Instituciones de Educación Media Superior y Superior.

Ver más +

La Corte de los Milagros

Cuando la perra es brava...

Encuesta