Lunes, 24 de Junio de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



La Puebla de hoy...

Lunes, Marzo 18, 2019 - 06:56
 
 
   

Se dan pasos y giros en la escena política de Puebla que no deparan nada bueno

Hay actores de los diversos partidos y grupos que dejan al descubierto objetivos o planes que no van en beneficio del estado, sino de esta clase de protagonistas.

Exhiben conductas muy rupestres. Se ven movimientos o promoción de personajes de negativos antecedentes que sepultan más la ya de suyo negativa imagen que tiene la vida política aquí.

Morena tiene el control del Congreso del estado, pero está  lejos de mostrar responsabilidad, madurez y compromiso. Da la impresión de que se engolosinó con el poder casi absoluto. Le ha ganado la prisa y le ha faltado firmeza y sustento legal para cada paso dado.

Ahora, más como producto de esas luchas intestinas, castigos o venganzas, está en vías de sancionar al diputado José Juan Espinoza. Esto tiene el tufo de una vendetta interna.

Espinoza, sin duda el diputado más mediático de la cámara,  tuvo el temple de dar la cara reiteradamente frente al autoritarismo de Moreno Valle, Gali y la gobernadora. Esto parece que ningún valor tiene para el grupo dominante. Prefieren blandir la espada y afilar la guillotina para ofrece una espectáculo sanguinolento.

Con esto y una larga serie de tropiezos, escándalos,  pasos en falso y  rectificaciones, la cámara de diputados poblana ofrece un flanco muy vulnerable frente a la sociedad a la que representa.

Eso está muy lejos de la expectativa que despertó una mayoría morenista.

En el PAN el espectáculo no es mejor. Quedo hecho trizas por obra y gracia  de Moreno Valle y hoy parece un rompecabezas que intenta armar un ciego. Los despojos no dan para mucho, pero aún así la cúpula nacional le entrega la candidatura al doctor Enrique Cárdenas.

Es mucho candidato para tan pobre e innoble partido. Y más parchado se ve con el tristísimo agregado del PRD.

A ello hay que agregar los descontentos internos, que parecieran peones de un estratega externo que dirige la obra de cañería, con buena paga desde luego, pero con el siniestro objetivo de reventar esa candidatura.

El ex rector de la UDLA es un hombre prudente y respetable. Habrá que ver hasta es capaz de soportar ese juego en el que lo han metido.

Por lo que hace al PRI, Alberto Jiménez Merino tiene un peso propio aceptable. Pero el tricolor está hundido en el descrédito. En su cuartel hacen números alegres y sus cálculos logran adeptos internos más afianzados en la fe que en la realidad.

Y es esa terca realidad la que lo que tiene en un lejanísimo tercer sitio en todas las encuestas. Alberto es un hombre con trayectoria. Pero las figuras que lo rodean representan un contrapeso que parece hundirlo. El ex gobernador Marín, a pesar de su relativa ausencia de los escenarios, es perseguido por una sombra y fama nefastas.

No se trata de creer estos renglones. Pregúnteselo a sus cercanos; o lejanos. Alberto cerca de Marín  implica recibir el beso del diablo. A eso, agregue la doble fachada de una cauda añeja y acomodaticia que se agrega a la escuálida cargada tricolor y que rodea a Jiménez Merino.

Y nada mal estaría hacer un ejercicio de imaginación y plantearse la siguiente pregunta: ¿Cuántos de los conspicuos priistas que se apersonaron con Jiménez Merino en sitios de relevancia, estarían ahí de vivir y ejercer su cacicazgo Moreno Valle..?

Es la prueba del ácido para saber la lealtad al tricolor.

El sentido común indica que más que ayuda representan un dañino lastre para el PRI.

UN EMBUTE PARA XAVIER.- Sucedió el lunes pasado. Me llamó Fernando Crisanto, director de comunicación social del gobierno del estado. Me dijo que si podía saludar al Gobernador Guillermo Pacheco Pulido en su oficina del CIS, allá en Angelópolis. Acepté con gusto. Fijamos la cita a las 13 horas.

Llegué puntual, encontré a Fernando en su oficina y me pasó a una sala grande y gris.

Cambiamos impresiones unos cinco minutos sobre generalidades. De pronto, sentado frente a mí me puso un sobre, voluminoso, de papel manila, con dinero.

-Te envía este saludo el Gobernador Pacheco Pulido…un apoyo por tus servicios.

Me quedé estupefacto.

-Oye Fernando, ¿entonces no va a ver una audiencia, un saludo con el Gobernador?

-No, de hecho él no está aquí hoy, está en México..

-Es que tú me dijiste de una cita con él…

-Era para darte este apoyo…

-Mira Fernando, te lo agradezco y dale de mi parte las gracias al Gobernador, pero yo no acostumbro esta clase de apoyos. Prefiero mantener a salvo mi criterio para analizar hechos y expresar juicios con independencia.

-Bueno, te lo podemos pagar por otra vía.

-No Fernando, muchas gracias. Y  me reservo la oportunidad para comentar este hecho.

-Como tú lo decidas, a ver cómo lo toma tu amigo el Gobernador.

-Mira, el licenciado Pacheco Pulido es el Gobernador del Estado, y lo respeto,  pero no creo que me considere su amigo.

Este fue un encuentro francamente incómodo. Me dejó la impresión de que con estos procederes estamos muy lejos de entender y cambiar el concepto de relaciones entre el poder público y los medios de comunicación, y los periodistas.

Es tiempo de acabar con el ejercicio discrecional del poder y revisar  la legítima publicidad de sus actos. Poder y medios tienen su papel. Deben convivir de frente, en una relación civilizada, madura, respetuosa y transparente. Si se manejan fondos públicos para la necesaria y racional difusión del quehacer gubernativo, esto debe ser en un marco público, moderado y visible.

El gobierno federal está en el camino de crear estos necesarios y urgentes caminos. Lo deben imitar los gobiernos de todos los niveles.

En otro carril, muy diferente, va el ejercicio del periodismo en todas sus formas. En este ejercicio va la crítica y va el aplauso, cuando haya merecimientos para lo uno y lo otro. Y del otro lado de la mesa, la sensibilidad, la atención y la tolerancia, en un clima de respeto recíproco.

¿No le parece a usted?

xgt49@yahoo.com.mx


Semblanza

Xavier Gutiérrez

Es periodista desde 1967. Ha sido reportero y director de medios impresos y conductor de programas de radio y televisión. En su trayectoria periodística ha sido articulista, columnista, comentarista y caricaturista. Es autor del libro “Ideas Para la Vida” y ha desempeñado cargos públicos en áreas de comunicación. Desde hace diez años conduce el programa de televisión “Te lo Digo Juan…Para que lo Escuches Pedro”.

Ver más +

Encuesta