Viernes, 23 de Agosto de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



En Puebla, una guerrilla trastoca todo

Domingo, Febrero 24, 2019 - 09:53
 
 
   

“Me dejaron el país hecho un cochinero”, repite Amlo

Eso exactamente podría decir el gobernador interino Guillermo Pacheco.

La espiral de inseguridad, con todas las formas de violencia, se multiplica y no se ve forma de pararla.

Lo que faltaba ocurrió este sábado último: una guardia popular armada contra la delincuencia en Yehualtepec.

San Simón Yehualtepec es un municipio a una hora 20 minutos de Puebla. Esta delante de Tecamachalco, en pleno corazón del círculo rojo de la zona huachicolera. Ahí se han registrado crímenes, asaltos, robos, enfrentamientos, de todo. Y no ha habido poder humano que le ponga alto.

Pero lo mismo se puede decir de Acajete, y peor aún de Acatzingo. Y así, suman decenas los municipios donde el hampa reina a sus anchas. Los hay de todos los tamaños, en zonas urbanas cercanas a la ciudad de Puebla, en la capital misma, y en ciudades intermedias como Texmelucan.

Y no se advierte una acción concertada de los tres niveles de gobierno que tome el toro por los cuernos.

El argumento de que se trata de delitos federales está superado.

El antecedente hay que encontrarlo en los ocho años de gobierno morenovallista. Las inversiones fueron de relumbrón y al amparo de ellas  jugosísimos negocios. Pero el tema de la inseguridad no fue tocado en lo absoluto.

Los policías no fueron capacitados, en los mandos hubo delincuentes coludidos con las bandas, los alcaldes tuvieron una coraza de protección y actuaban con la seguridad que brinda la impunidad.

Los famosos arcos de seguridad fueron porquerías que dejaron millonarias utilidades y en cada dependencia, quienes han llegado en el interinato encuentran abusos, podredumbre, ineficiencia, negocios y simulación.

El viejo orden de apenas ayer, casi se mantiene intacto hoy.

Bien poco podrá hacer el nuevo gobierno, ocupado por ahora  en poner un mínimo de orden.

Pero lo que ha brotado en Yehualtepec es sumamente grave. Puede ser la punta de lo que se ha extendido como un cáncer en Guerrero, Michoacán y Morelos.

Los habitantes de pueblos asolados por las bandas de delincuentes se han organizado y armado. Cuidan su identidad por temor a represalias, pero, como en todo lugar, existen delatores y las  policías municipales están infiltradas. Sólo es cuestión de tiempo para que la violencia adquiera otros sesgos, con enfrentamientos locales graves.

Lo que se ha visto siempre en estos casos: se ve el principio pero no se adivina en qué va a terminar.

Esto es una prioridad a la que no se advierte que alguien le quiera poner el cascabel al gato.

Puebla es parte ya de los estados más severamente golpeados por la violencia.

Sin duda el gobierno federal le está tomando el pulso a la entidad y es deseable que emprenda la iniciativa cuanto antes.

 El gobierno estatal, ocupado en enderezar entuertos, debiera igualmente propiciar una acción concertada con la urgencia que el caso requiere. Y con la envergadura que el momento reclama.

Puebla, como otras entidades, prueba de modo fehaciente que los tres factores que hacen propicia y prioritaria la Guardia Nacional ahí están, aquí están sentando sus reales: una justicia corrupta, un poder de fuego del hampa superior al de las policías estatales y federales, y el control de territorios bajo hegemonía de las organizaciones criminales.

Cada día que se deja pasar, es terreno que gana la delincuencia organizada.

A veces diera la impresión de  que el estado, como otras zonas del país, está realmente bajo control de una especie de guerrilla urbana, semi urbana y rural, y que los órganos de gobierno de los tres niveles están dejando de funcionar precisamente en lo elemental que les da sentido: garantizar la vida, el tránsito y los bienes de los ciudadanos.

¿No le parece a usted?

xgt49@yahoo.com.mx


Semblanza

Xavier Gutiérrez

Es periodista desde 1967. Ha sido reportero y director de medios impresos y conductor de programas de radio y televisión. En su trayectoria periodística ha sido articulista, columnista, comentarista y caricaturista. Es autor del libro “Ideas Para la Vida” y ha desempeñado cargos públicos en áreas de comunicación. Desde hace diez años conduce el programa de televisión “Te lo Digo Juan…Para que lo Escuches Pedro”.

Ver más +

Encuesta