Gobierno

Oculta gobierno de Puebla millonarios contratos con Corporativo Kosmos

Oculta gobierno de Puebla millonarios contratos con Corporativo Kosmos
Por René Valencia | Lunes, Noviembre 29, 2021 |
El grupo vende alimentos para población vulnerable, internos en cárceles y casas de asistencia oficiales

A través de múltiples contratos de alimentos y despensas para la población vulnerable, internos de cárceles y beneficiarios de las Casas de Asistencia de Puebla, el gobierno de Miguel Barbosa Huerta tiene a un único proveedor: Abastos y Distribuciones Institucionales (ABADI) SA de CV, empresa ligada a los propietarios del Corporativo Kosmos y favorecida hasta con 403.2 millones de pesos en contratos ocultos.

Kosmos es un grupo de empresas especializadas en la venta de alimentos a gobiernos de México y lo encabeza la familia Landsmanas Dymensztejn. Durante las administraciones de los exgobernadores Rafael Moreno Valle, José Antonio Gali Fayad y Guillermo Pacheco Pulido, el grupo fue favorecido con contratos millonarios mediante las firmas La Cosmopolitana SA de CV y Productos Serel SA de CV. Ahora, la nueva proveedora de la comida en Puebla es ABADI, utilizada en el pasado para competir y perder en los concursos en los que se interesaba Serel.

ABADI es a nivel nacional una de las mayores proveedoras de alimentos para gobiernos en México y está ligada a la familia Landsmanas Dymensztejn, propietaria del Corporativo Kosmos.

Las otras empresas del conglomerado de los Landsmanas son: La Cosmopolitana, SA de CV; Kol Tov, SA de CV; y Productos Serel, SA de CV. Ahora, en la administración estatal de Barbosa Huerta, ABADI tomó el lugar de Serel en los contratos de alimentos, tras ser la antigua consentida de los gobiernos tanto de Moreno Valle como Gali Fayad.

Barbosa Huerta insiste en que en su gobierno “no hay corrupción, no hay moches (…) la corrupción se combate desde tres frentes, fortalecimiento institucional público, contención diaria y aplicación de la ley”, pero, a diferencia de las administraciones de sus antecesores, por primera vez omitió incluir en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) los productos comprados a Kosmos y ABADI, además de que desde 2020 su administración dejó de actualizar los resultados de las compras de alimentos en el portal de licitaciones del gobierno.

La única forma de saber que Abastos y Distribuciones Institucionales tiene presencia en Puebla es mediante los resultados de adquisiciones del portal de licitaciones del gobierno, en donde se confirman al menos 11 contratos firmados con Barbosa, desde agosto de 2019 hasta 2020. Durante el tercer trimestre de este año no se compartieron en la PNT nuevos contratos, actas de fallo o la versión pública de las propuestas de otros interesados en vender alimentos al estado.

Abadi es el nuevo Serel

Destaca que ABADI reemplazó a las contrataciones que recibía Productos Serel SA de CV, una de las integrantes de Kosmos que desde 2017 se benefició con múltiples contratos de Puebla.

La mayoría de sus servicios se hicieron por modalidad abierta, por lo que no tienen un monto de pago fijo, pero pudo recibir hasta 403.2 millones de pesos, según los fallos celebrados entre octubre del 2019 y 2020.

Después de ganar no publicaron sus contratos ni incluyeron a la empresa en padrones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF).

Ocultar la presencia de Abastos y Distribuciones Institucionales en los padrones de proveedores de las dependencias en las que ganó, incumple con la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público Estatal y Municipal que en su artículo 25 advierte que, pese a que los interesados en un inicio participen sin registrarse, lo harán “con la condición de que en caso de que se les adjudique el contrato o pedido, se inscriban al Padrón”. Durante 2020 no hay rastro de la empresa de los Landsmanas en los listados de sus contratantes.

Si bien la SSP y el SEDIF en sus padrones de proveedores no incluyeron a ABADI, pese a ser sus contratantes en la gestión de Barbosa, solo incluyeron a la empresa en la lista de Transparencia Fiscal de Puebla (LIGA PADRÓN: https://cutt.ly/fRg2SDr) de 2020, junto con el resto de Kosmos: Productos Serel SA de CV, Kol Tov SA de CV y la Cosmopolitana SA de CV. Desde el 8 de diciembre del año pasado el gobierno actual abandonó la actualización del listado.

También es la primera vez que un gobierno de Puebla no publica su relación con Kosmos. Por ejemplo, entre 2017 y 2018 Antonio Gali Fayad encabezó la administración estatal y transparentó una inversión máxima de mil 410.4 millones de pesos pagados a Productos Serel SA de CV mediante concursos en los que siempre enfrentó a ABADI, ambas vinculadas a la familia Landsmanas Dymensztejn, por lo que existió una posible simulación de competencia. En la PNT permanecen consultables los contratos obtenidos con Gali.

En el gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido se celebró un contrato con Productos Serel SA de CV, para alimentos de las cuatro cárceles estatales, del 21 de enero al 31 de julio de 2019. En ese contrato de 24.7 millones de pesos, Serel tuvo como competidor a ABADI, lo que también puede consultarse en los resultados de adquisiciones de la SSP estatal.

¿Quiénes le compraron a ABADI?

Desde el inicio del gobierno de Barbosa Huerta comenzó la relación con ABADI. El primer contrato se celebró el 25 de octubre de 2019, cuando recibió un máximo de 1.6 millones de pesos por suministrar los alimentos para las Casas de Asistencia del estado. Los resultados de contrataciones del SEDIF confirman que ganaron el servicio pero no incluyeron ni el monto de la inversión o la versión pública del contrato en la PNT.

Durante 2020 las contrataciones del gobierno de Barbosa con ABADI aumentaron para recibir 10 suministros de alimentos. El SEDIF se convirtió en el cliente principal de la empresa con ocho contratos ganados mediante invitación a cuando menos tres personas, elegidas por el gobierno, y otro más por licitación pública, por lo que recibió un pago máximo de 310.5 millones de pesos por comida para grupos vulnerables.

Para el 8 de abril del 2020, un día antes de recibir la renuncia del entonces titular de la SSP, Raciel López Salazar, la dependencia de seguridad firmó el contrato DABS/GESAL-022/SSP/035/2020 por un monto máximo de 90.9 millones de pesos por encargarse de suministrar los alimentos de la población penitenciaria de las cuatro cárceles estatales de Puebla.

La mala calidad y opacidad de Kosmos

Corporativo Kosmos y ABADI tiene un negocio multimillonario en México y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) vigila sus actividades. Uno de sus escándalos ocurrió en 2017, cuando el gobierno de Venezuela, de Nicolás Maduro Moros, adquirió despensas que resultaron de mala calidad, como el caso de leche en polvo con bajos nutrientes . También en 2019 la investigación “El cártel de la comida” de la revista Vice con Quinto Elemento Lab documentaron que sus alimentos vendidos a cárceles causaron intoxicaciones a internos.

Los malos productos que vendieron a las cárceles federales de México derivaron en la intoxicación de más de 5 mil reclusos por consumir comida contaminada o en mal estado durante 2006 y principios del 2019: En ambos casos empresas del Corporativo Kosmos suministraron los insumos, según Animal Político en su reportaje “La Cosmopolitana tiene 34 sanciones por enfermar a 5 mil reos con alimentos contaminados”.

Pese a los antecedentes negativos sobre los productos de Corporativo Kosmos, la administración del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, mantuvo contratos millonarios de alimentos con dependencias de seguridad.

El mandatario prometió en su conferencia matutina del pasado 14 de octubre que investigarán los pagos: “le voy a pedir a Rosa Icela Rodríguez (titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana) que nos informe sobre estos contratos, si les parece”, aunque hasta el corte de esta edición no retomó el tema.

Otra característica que tienen los negocios de la familia Landsmanas Dymensztejn es la opacidad. En Puebla, el gobierno de Barbosa no publicó los contratos multimillonarios que firmó con ABADI y el único registro que confirma su relación comercial es el portal de licitaciones del gobierno, abandonado desde el 2020, por lo que en este año se desconoce si recibieron nuevos pagos.

También puedes leer contenido acerca de...
Loading...