El presidente municipal de CuautlancingoFilomeno Sarmiento Torres, informó que solo el 15 por ciento de los integrantes del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Cuautlancingo (Sutsac), aceptaron recibir un finiquito y, por lo tanto, no formarán parte de la actual administración, esto tras casi un mes y medio de manifestaciones y exigencias por parte de los sindicalizados.

En ese sentido, el edil refirió que en próximos días mantendrá una reunión con dicho sindicato para tratar de convencer al resto de los 181 integrantes de recibir su liquidación.

"Hemos tenido una reunión con los integrantes del supuesto sindicato donde se les ha informado que en este momento el ayuntamiento no cuenta con los recursos para poder soportar a los 181 integrantes de la agrupación, por lo que solo se les puede dar un finiquito por su tiempo que trabajaron en el gobierno municipal", dijo.

Sarmiento Torres indicó que la administración hará un gasto de 7 millones de pesos para el pago de las liquidaciones en caso de que se logre que el cien por ciento de los involucrados queden conformes con dicho acuerdo.

Cabe resaltar que, Sandra González Torres, líder del sindicato de trabajadores del ayuntamiento de Cuautlancingo creado en la pasada administración de Guadalupe Daniel Hernández, desde el pasado 20 de octubre, exigió al nuevo alcalde panista Filomeno Sarmiento Torres que reconociera a los trabajadores sindicalizados o, de lo contrario, realizarían una huelga de "brazos caídos".

Pues indicó que los acuerdos de continuidad fueron firmados durante el mes de septiembre por la exedil Guadalupe Daniel, por lo cual, le pidió al nuevo alcalde que respetara los convenios.

En aquel entonces, Filomeno Sarmiento señaló que en ninguna parte de los acuerdos de entrega-recepción viene especificado que existan trabajadores con base laboral, pues Guadalupe Daniel no dejó sindicalizado a ninguno de los 850 servidores públicos que conformaban su administración.

Para el 28 del pasado mes, los sindicalizados realizaron una manifestación pacífica, en la explanada municipal, posteriormente llevaron a cabo un plantón sobre el puente de la autopista México-Puebla, a la altura del parque industrial Finsa, lo que provocó caos vehicular en la zona causando molestias de los lugareños y transeúntes.