Deportes

Felicidades, poblanos: El Relicario cumple 33 años

Felicidades, poblanos: El Relicario cumple 33 años
Por Jaime Oaxaca | Jueves, Noviembre 18, 2021 |
Foto / Jaime Oaxaca
Actualmente no existe la Puebla taurina, la de antes, la del siglo pasado; que regrese la gente a la plaza, hagamos algo por la fiesta

Hoy es un gran día para Puebla, para todos los poblanos. La plaza de toros El Relicario cumple 33 años; fue inaugurada el 19 de noviembre de 1988.

Gracias a José Ángel López Lima, quien costeó la construcción, los aficionados tienen un recinto taurino que desde hace varios años tiene sentenciada la demolición; sin embargo, sigue firme, funcionando y cumpliendo años.

José Ángel llegó a Puebla en 1988, realizó la feria taurina de mayo en la plaza portátil San Rafael, con tanto éxito taurino y económico que decidió echarse a cuestas la construcción de una plaza de toros.

El coso se construyó en la zona histórica de Los Fuertes, terrenos en los que se libró la batalla contra el ejército francés en 1862. En esa zona solían establecerse las plazas portátiles aprovechando que ahí se ha ubicado de siempre el centro expositor de la feria de mayo; evidentemente, para aprovechar la afluencia de gente.

El 18 de agosto de 1988 se colocó la primera piedra (El milagro del 88: entrega final | e-consulta.com 2021) para la construcción de lo que sería la nueva plaza de toros. Los responsables de la obra fueron los arquitectos Abel Aguirre Terán y Gilberto de Yta Rivero.

La empresa de José Ángel López Lima inauguró oficinas en la Avenida Reforma número 134, en el centro de la ciudad; el 8 de septiembre, Guillermo Pacheco Pulido, entonces presidente municipal, cortó el listón. Ya se especulaba en ese entonces con la fecha del estreno de la plaza y el cartel inaugural. Dicha inauguración se realizó 97 días después de la ceremonia de colocación de la primera piedra.

Se puso a concurso el nombre del coso durante su construcción. La empresa se decidió por El Relicario. Poco tiempo antes de la inauguración había publicaciones en periódico impresos de circulación nacional, se anunciaba el elenco de toros y toreros, se daban a conocer carteles que integraban la primera temporada en El Relicario. La afición estaba de plácemes, después de 14 años, la Angelópolis tendría nuevamente un recinto taurino fijo.

La Corrida inaugural

El sábado 19 de noviembre de 1988, aún con detalles de construcción pendientes, a las cuatro de la tarde salieron por el patio de cuadrillas autos descubiertos con manolas arrojando claveles al tendido. En la puerta de cuadrillas se colocó el listón inaugural, el matador Luis Castro “El Soldado” lo cortó. En seguida aparecieron los diestros quienes lidiarían el ganado de Reyes Huerta.

David Silveti de verde y oro, Jorge Gutiérrez de azul marino con bordados oro y el español Vicente Ruiz “El Soro” de negro con oro.

Después del paseíllo José Ángel López Lima, el papá del recién nacido, fue sacado al tercio a recibir la ovación del público que abarrotaba los tendidos, era tal la ovación que dio una vuelta al ruedo.

Fundador” se llamó el toro que abrió plaza, marcado con el número 96. David Silveti le cortó la oreja a ése y al segundo de su lote. Jorge porfió toda la tarde, puso voluntad con los dos de su lote y el de regalo; “El Soro”, por su parte, estuvo sensacional con las banderillas, ejecutó sus famosos pares del “Remolino”. David Silveti falleció. Jorge Gutiérrez y El Soro, ya no están en activo.

Ángel Devo ejecutó el primer puyazo; Sergio Lozornio clavó el primer par de banderillas. El banderillero Fermín Quiroz, estuvo a las órdenes de David Silveti. Fermín vino a Puebla en junio pasado a torear, fue en el club hípico Haras.

Los nombres de los siete toros fueron: Fundador, No. 96; Poblano, No. 92; Cochero, fue el 50; Toda una Vida, el 90; Inolvidable estuvo marcado con el 365. Aquel Señor; el 97; el de regalo, fue Pistachero, No. 346.

Presidió el festejo Gonzalo Macías Galaviz, llevó a Armando “El Güero” Zeleny de asesor. Fernando García Rascón, fungió como juez de callejón, aún está vigente en el cargo.

El veterinario fue Benjamín Calva Rodríguez. El Dr. Jaime Paredes Ugarte fue el médico de plaza. El alguacilillo fue José Luis Quintero, actualmente es monosabio, su hijo ahora es parte del equipo. El servicio de plaza y monosabios estuvo a cargo de Francisco Peralta “El Pera”, en ese grupo figuraba Gustavo Rugerio “El Lobo”, quien actualmente encabeza el equipo. José Ortega “Pepito”, mostró al gentío los nombres de los toros.

Los primeros

La primera cornada la recibió Manuel Lima el 29 de abril de 1989, un toro de Torrecilla lo hirió.

El primer rabo lo cortó Alberto Ortega el 13 de mayo de 1989, al toro “Flamenco” de Huichapan. En novillada nunca se ha cortado algún rabo.

El primer rejoneador en actuar fue Carlos Arruza hijo el 6 de mayo de 1989.

La primera novillada se efectuó el 25 de diciembre de 1988. novillos de Rancho Seco para Julio Sánchez, Rafael Ortega, Marco Antonio Camacho, Hugo García Méndez, Saúl Acevedo y Ángel García “El Chaval”. La primera oreja a un novillo la cortó Hugo García Méndez.

El primer festejo nocturno fue una novillada el 9 de septiembre de 1989, reses de Santacilia, la torearon Alfredo Lomelí, Marco Antonio Camacho y Arturo Gilio.

Imposible olvidar la crónica de José Luis Crespo publicada en El Sol de Puebla, acá el inicio.

¡Llegó el momento!... sonó en todos los relojes. Se abrió paso el tiempo. Borró Nostalgias. Pareció enviar al olvido la puñalada que hace quince años, envió al Toreo de Puebla, al destazadero del recuerdo. Las manecillas del reloj torero lo señalaron. Una cual cuerpo erguido, buscando la altura. La otra, mano baja y desmayada apuntando hacia la arena, Ambas con ritmo torero, majeza y cante, parecieron señalar el ritual de anhelada verónica y remarcaron la hora: ¡Cuatro de la tarde! La hora de la nueva Puebla taurina: ¡La del nacimiento de El Relicario!”.

Actualmente no existe la Puebla taurina, la de antes, la del siglo pasado, ha mermado considerablemente. Se puede recuperar la afición, de debe recuperar, tenemos una plaza con historia, quienes la dirigen en este momento tienen que echar la pata pa´lante; dejémonos de cuentos y poses, que regrese la gente a la plaza, hagamos algo por la fiesta, no dejemos que se extinga.

Hoy, Puebla está de fiesta, su plaza, su Relicario cumple 33 años.

Felicidades poblanas, El Relicario cumple 33 años.

También puedes leer contenido acerca de...
Loading...