El gobierno de Puebla comenzó la reactivación de los verificentros luego de cerrarlos por año y medio, así que para 2022 se juntaría a automovilistas la verificación y el cambio de placas, que será obligatorio a partir de enero.

En 2019, antes de suspenderse la verificación, para los autos con calcomanía 00 el costo por verificar era de 600 pesos; para los de 0 bajaba a 450 pesos; para los tipo 1 y 2 costaba 275 pesos y para los tipo “e” se pagaban 135 pesos.

En el caso de placas, en la página del gobierno estatal se advierte que el costo del canje es de 965 pesos para automóvil, camión, autobús, ecológicos y antiguos; 730 pesos para remolques y 405 para placas para motocicletas.

Inicia reactivación de verificentros

En el Periódico Oficial del Estado se dio a conocer este martes el Manual de operación y funcionamiento de los equipos, instrumentos, instalaciones y elementos necesarios para la adecuada operación de los sistemas de verificación vehicular.

A través de un boletín, la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial (Smadsot) comunicó que esta acción es parte de una estrategia para poner en marcha los verificentros, aunque no precisó una fecha exacta para su reapertura.

Solo informó que posteriormente será publicada la convocatoria para las personas interesadas en proveer equipos de verificación a los centros autorizados.

La siguiente etapa consistirá en emitir una convocatoria pública sobre los requisitos y condiciones que deben reunir las y los interesados en obtener una concesión de centros de verificación.

Nuevas reglas y obligaciones

Los centros deberán tener un seguro para cubrir sus actividades, incluyendo los daños que puedan ocasionar a los vehículos mientras permanecen dentro de las instalaciones, así como para situaciones como robo con violencia, asalto, valores e incendio según los nuevos lineamientos.

En el manual se indica que los concesionarios deben identificar los riesgos existentes para conservar la imparcialidad e independencia. Entre éstos se encuentran fuentes de ingreso extras del personal derivado del tráfico de influencia, abuso de funciones, colusión, uso ilegal de información confidencial; conflictos de interés y verificación de vehículos de su propiedad.

Los trabajadores deberán ser capacitados, evaluados y seleccionados de acuerdo con lineamientos que determine la secretaría.

De las evaluaciones, la secretaría señala que las calificaciones aprobatorias del examen serán de 9.0 para gerentes y apoderados; de 8.5 para supervisores y de 8.0 para el personal restante.

El personal al que se le revoque la acreditación correspondiente no podrá prestar ningún tipo de servicio en los Centros de Verificación Vehicular autorizados para operar en Puebla.

Los nuevos centros de verificación deberán tener diferentes elementos, entre estos se encuentran, como mínimo, una estación de recepción y captura por cada dos líneas de verificación; sistemas analizadores de emisiones vehiculares; gabinetes de equipos en líneas de verificación vehicular; estación meteorológica.

Monopolio de los verificentros

Los verificentros de Puebla fueron clausurados el 19 de marzo de 2020 debido al incumplimiento de la Norma Oficial Mexicana. Desde ese entonces quedó sin efecto el programa de verificación.

En su momento, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta declaró que una sola empresa era la propietaria de todos los centros de verificación, es decir, se creó un monopolio con los permisos otorgados en la administración del panista Rafael Moreno Valle Rosas.