De 177 cadáveres que resguardaba el Servicio Médico Forense (Semefo) de Puebla hasta diciembre de 2020, únicamente dos fueron identificados, de acuerdo con el Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal del INEGI.

El informe publicado este lunes señala que Puebla cerro el año pasado con 10 anfiteatros, pero con esa cantidad de cadáveres resguardados, la entidad se ubicó como la número ocho con más cuerpos, después de Veracruz, Sinaloa, Morelos, Nayarit, Guanajuato, Chihuahua y Zacatecas, que tuvieron entre 181 y 4 mil 191 cuerpos. 

Considerando los cuerpos sin identificar, destaca Morelos, en donde 863 cadáveres no fueron reconocidos, de un total de 896.

A nivel nacional sumaban 10 mil 72 cuerpos bajo resguardo, al corte de diciembre de 2020, pero solo el 57.8 por ciento fueron identificados y el resto no.

Para la atención de los cuerpos, los servidores públicos requieren de laboratorios, aspecto en el que Puebla registró solo dos, así como dos laboratorios con área para realizar necropsias, una de las cantidades más bajas del país.

A nivel nacional resaltó Tabasco, en donde había 56 laboratorios y 21 laboratorios con área para necropsia.

En cuanto al personal, el INEGI reportó que Puebla tenía 312 peritos en el servicio médico forense, menos de la mitad del primer lugar nacional, que fue el Estado de México, con 690 peritos, mientras que el último fue San Luis Potosí, con solo 45.

En su momento la líder del colectivo La voz de los desaparecidos en Puebla, María Luisa Núñez Barojas, denunció fallas y deficiencias de la Fiscalía General del Estado (FGE) en el tratamiento de los cadáveres, pues no se genera un perfil genético de los cuerpos inhumados, con lo cual es imposible saber si los restos podrían corresponder a una persona desaparecida.