Estados como Baja California, Baja California Sur, Tamaulipas, Nuevo León  y Coahuila serán más vulnerables a sequías y trombas por efecto del cambio climático, alerta estudio del el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

“En México prevalecen condiciones de alta vulnerabilidad ante el cambio climático, dadas sus características geográficas, como su latitud, relieve y localización entre dos océanos, ya que es impactado por diferentes fenómenos hidrometeorológicos”, explica el INECC.

Debido al cambio climático, 25 estados del país enfrentan vulnerabilidad media y alta por inundaciones, debido a asentamientos humanos irregulares, 30 encaran problemas altos y medios de producción forrajera por estrés hídrico; y 29 tienen alta y media vulnerabilidad en su producción ganadera, debido a que no existe una garantía de que cuenten con agua suficiente para sus labores.

Los estados que más sufrirán por el impacto del cambio climático son Baja California Sur, Baja California, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, debido a que son susceptibles a sufrir los impactos de fenómenos meteorológicos causados por las lluvias, pero también de ser afectados por periodos de sequía, lo que implica pérdidas en materia ganadera y forrajera.

Los estados de la costa del Pacífico enfrentan un creciente riesgo ante las inundaciones por lluvias, debido a que existen asentamientos humanos con riesgos. Michoacán y Guerrero enfrentan mayores problemas por posibles inundaciones, mientras los riesgos todavía son bajos en Baja California Sur y Baja California, pero con una tendencia al alza para los próximos años, a diferencia del resto de la cuenca del Pacífico.

En el noreste, Tamaulipas y Nuevo León enfrentan alto riesgo de inundaciones y con escenarios a futuro con problemas crecientes.

En cuanto a la vulnerabilidad por inundaciones que afecten la actividad ganadera, Sonora, Durango, Zacatecas, Nayarit, Jalisco, Michoacán, Chiapas y Campeche tienen un muy alto riesgo de problemas para la actividad pecuaria ante eventuales inundaciones.

En este rubro, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí enfrentarán cada vez más daños que afecten la producción de ganado.

En cuanto al estrés hídrico, sólo Tabasco y Quintana Roo no tienen ni tendrán problemas para la producción forrajera, mientras el resto del país enfrenta graves problemas.

A excepción de Tamaulipas, Chiapas y Campeche las cuales enfrentan una alta vulnerabilidad, el resto de las entidades tiene un nivel muy alto de riesgo, según una información del diario Excelsior.