Dos camiones compactadores de basura, dos camiones de volteo y una camioneta, propiedad del municipio de Juan Galindo, fueron retenidos por habitantes de la localidad de Acalama en el municipio de Chiconcuautla, ya que presuntamente pretendían tirar su basura en la zona.

La noche del pasado viernes, pobladores se organizaron y detuvieron las 5 unidades recolectoras de basura y solicitaron la presencia del presidente municipal Artemio Hernández, para que "castigue al que dio permiso".

Minutos después, los afectados dieron a conocer que fue el secretario general del ayuntamiento, Margarito Espinosa, quien autorizó que los desechos de Juan Galindo, fueran depositados a cielo abierto en un predio, el cual ya había sido anteriormente clausurado.

Al lugar arribaron elementos de la Policía Municipal de Chiconcuautla, sin embargo, de acuerdo a los quejosos "no ayudaron en nada", ya que permitieron que las unidades se retiraran después de las 3 de la mañana.

Hasta el momento, los ayuntamientos de Chiconcuautla y Juan Galindo no han emitido su postura al respecto de estos hechos.

Cabe señalar que, en el municipio de Juan Galindo continúa la crisis en la recolección de basura que se originó en la administración pasada, por lo que se pueden observar montones de desechos en las diferentes colonias, lo que atrae a la fauna nociva.

El ayuntamiento que encabeza Maximino Muñoz, quien en su campaña ofreció solucionar el problema de la basura, informó a través de redes sociales que ya trabaja en la regularización del servicio, por lo que le pidió a la gente que se abstenga de sacar su basura a las calles.

Mientras tanto, los ciudadanos externaron su molestia debido a que durante varios meses han padecido este problema y no se ve que la actual administración este trabajando para resolver el tema, por lo que amagaron con realizar una manifestación como la que llevaron a cabo contra el presidente Carlos Garrido, llevando la basura hasta el Palacio Municipal.