En Puebla suman seis asesinatos de integrantes de la comunidad de la diversidad sexual desde que inició la administración de Luis Miguel Barbosa Huerta, según el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio contra Personas LGBT.

En julio de 2020 el observatorio registró el asesinato de una persona con un rango de edad de 30 a 34 años, quien se identificaba como homosexual, lo mataron con un arma de fuego y la investigación sigue en proceso.

Para agosto asesinaron a otro miembro de la comunidad con una edad que osciló entre los 20 y 24 años, sin embargo, la organización no tiene detalles del homicidio y sigue clasificado como si continuaran las indagatorias. 

En noviembre ocurrió algo similar, otro integrante de la comunidad también fue asesinado, tenía entre 25 y 29 años de edad y no hay datos sobre su caso.

En lo que va de 2021 el observatorio contabilizó tres crímenes. Los dos primeros fueron detectados en marzo de este año, una víctima tenía entre 45 y 49 años de edad, era una lesbiana que asesinaron con un arma punzo cortante. De la segunda persona se informó que también la mataron con arma punzo cortante.

En julio asesinaron a una persona homosexual con un arma punzocortante, tenía entre 40 y 44 años, pero no se sabe si el delito sigue impune o no.

Las personas de este sector de la población enfrentan obstáculos en el ejercicio de sus derechos. Incluso en el mismo proceso de desarrollo de la identidad, las personas con una orientación sexual, identidad o expresión de género, o características sexuales diversas, encuentran barreras motivadas por prejuicios sociales u omisiones legales, de acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

La Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis) 2017 refiere que 2 millones 700 mil personas en México declararon no ser heterosexuales, es decir, el 3.2 por ciento de la población.