Un equipo de cirujanos de la Universidad de Nueva York llevaron a cabo el primer trasplante de riñón de un cerdo a una mujer, suceso que significó un avance para la ciencia, pues en un futuro podrían comenzar a emplearse con regularidad los órganos animales en humanos.

El riñón fue obtenido de un cerdo modificado genéticamente, proyecto que se ha desarrollado por instituciones norteamericanas desde hace unos años y que, entre una de sus finalidades se encuentra el intercambio de órganos.

En cuanto a la mujer que recibió el riñón, se trató de una persona con muerte cerebral. Su familia fue la encargada de autorizar dicha operación, sosteniendo que ella hubiera estado de acuerdo, ya que estaba en contra de las diálisis por insuficiencia renal.

El riñón de cerdo comenzó a funcionar justo después de que la sangre comenzó a fluir por el cuerpo y se mantuvo así durante 54 horas. Robert Montgomery, el cirujano a cargo de la operación, señaló que el órgano animal funcionó mejor que los ejemplares humanos:

“Se parecía a cualquiera de los trasplantes con donantes vivos que he realizado. Muchos riñones de personas fallecidas no funcionan de inmediato y tardan días o semanas en arrancar. Este funcionó enseguida”, informó Montgomery para The New York Times.

La cirugía se realizó el pasado 25 de septiembre en el Centro Médico de la Universidad de York y su éxito abre las posibilidades de los avances científicos, ya que, el siguiente paso puede ser trasplantar un órgano más vital como un corazón.