Ana Lorena Flores Camacho, estudiante de la Universidad de las Américas Puebla, tuvo una múltiple participación en el XXXVIII Congreso Interamericano de Psicología de la SIP celebrado virtualmente, al coordinar junto al voluntariado estudiantil del propio congreso algunas actividades y adicionalmente expuso un cartel sobre su proyecto del Programa de Honores UDLAP.

La Sociedad Interamericana de Psicología celebró 70 años y es uno de los organismos más importantes para la disciplina en el mundo, efectuando su congreso de forma especial al ser en modalidad virtual totalmente por primera ocasión.

El objetivo de su edición 38 fue el de continuar posicionando a la disciplina, mostrar avances de proyectos y presentar nuevos, como fue el caso de Ana Lorena Flores, quien expuso el titulado Tasa de párpado espontáneo como marcador de dopamina, una revisión sistemática y metaanálisis, elaborado como parte del Programa de Honores UDLAP.

El proyecto de Flores Camacho tuvo una metodología basada en una búsqueda en dos bases de datos, para tener artículos afines a la asociación entre el número de parpadeos espontáneos con la disminución o el incremento de los niveles de dopamina (neurotransmisor participante en múltiples funciones cerebrales: aprendizaje, memoria, motivación, sueño, humor, atención, la recompensa ante estímulos placenteros, entre otros).

A partir de ahí, la alumna de Psicología Clínica y de Psicología Organizacional de la Universidad de las Américas Puebla determinó criterios tanto de inserción como de eliminación de artículos para su posterior análisis en profundidad. “Entre los (puntos) de inclusión fueron estudios realizados en adultos, personas con algún tipo de trastornos relacionados con la dopamina (esquizofrenia o Parkinson), así como adicciones tanto a cannabis como a cocaína y estudios donde hubieron grupo control y experimental”, explicó a grandes rasgos la investigadora.

Toda la investigación fue presentada en un video pregrabado durante el XXXVIII Congreso Interamericano de Psicología de la SIP, en donde su autora explicó tanto la revisión de documentos hecha a profundidad como los resultados obtenidos. Asimismo, por ser parte del comité de estudiantes de la SIP, estuvo inmersa en diferentes cuestiones organizacionales, sin embargo, la participación central fue la exposición de su proyecto. “Cuando recibí la carta de aceptación para el trabajo no lo podía creer, porque es la primera vez que mandaba algo a un congreso de la magnitud de este evento”, expresó la estudiante de la UDLAP.

Ahora el siguiente paso de su investigación, señalado por la propia Ana Lorena, es convertirla en un artículo para ser publicado en alguna revista especializada y posteriormente utilizarla como sustento de su tesis para evaluar si hay una relación entre los niveles altos de dopamina con la agresión y de esta forma “realizar un estudio experimental relacionado con la venganza y los niveles de dopamina, ya que me permitirá asegurarme de que efectivamente hay mayores niveles de dopamina en las personas que cometen actos vengativos”, agregó.

De igual forma, resaltó que su esfuerzo puede tener distintas aplicaciones a futuro, por ejemplo, su utilización en casos judiciales, en donde peritos evalúen si una persona cometió un acto de manera consciente o fue impulsado por alguna falla en los neurotransmisores de su cerebro, esto mediante el parpadeo espontáneo. En el campo de la psicología un profesional podrá evaluar si un ser humano tiene más propensión a ser agresivo o a mostrar conductas violentas que cualquier otro individuo, a través del conteo de sus parpadeos.