Ricardo Mejía, subsecretario de Seguridad Pública de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), alertó que grupos criminales contactan a menores de edad a través de videojuegos y redes sociales con la finalidad de reclutarlos o secuestrarlos.

Durante la conferencia de prensa matutina, Mejía dijo que la comunicación entre los menores y criminales inicia principalmente a través de videojuegos, que pueden descargarse en consolas, así como en celulares, tablets y computadoras; o a través de redes sociales como TikTok, Facebook e Instagram.

Señaló que el modus operandi consiste en que el reclutador se hace pasar por un usuario joven del mismo videojuego o red social y envía invitaciones privadas en horarios en que los padres no están vigilando.

Los perfiles de las víctimas son jóvenes que estén interesados en las armas y la adrenalina, por lo que después de contactarlos crean eventos privados en donde les dan las instrucciones para su reclutamiento en las filas criminales.

Detalló que recurren a siglas como “CJNG” (Cártel Jalisco Nueva Generación), “CDN” (Cártel del Noreste), sicari0s, c4rt3l y otras variantes; destacando que tienen conocimiento en programación que les permite burlar los algoritmos de consolas como Xbox y PlayStation, para entrar en videojuegos con altos niveles de violencia como “Grand Theft Auto”, “Gears of War” y “Call of Duty”.

Menores en Oaxaca fueron secuestrados a través de videojuego

Mejía detalló el caso de un secuestro de tres menores de Oaxaca, de entre 11 y 14 años, para trabajar como “halcones” en Monterrey, los cuales fueron contactados por medio del videojuego “Free Fire”.

Señaló que en agosto los criminales contactaron con un menor a través del videojuego, agregándolo a su lista de amigos, para que días después este les proporcionara su celular para continuar en contacto, siendo registrados con el nombre de Moreno V1.

La situación fue aprovechada por el reclutador quien le ofreció trabajo como halcón, monitoreando frecuencias policiacas a cambio de 8 mil pesos quincenales. El menor aceptó la oferta e incluso invitó a dos compañeros a realizar las mismas actividades.

Tras esto, Moreno V1, le pidió contactar a una mujer, con quien se reunieron el 8 de octubre en la ADO de Oaxaca y le entregó el dinero sus gastos. Posteriormente los tres menores se trasladaron de Tlacolula a Oaxaca, con identidades y CURPs falsas, en donde fueron llevados a Santa Lucía del Camino en donde los resguardaron.

Al ser reportados como desaparecidos, las autoridades activaron la Alerta Amber, tras investigar, crearon un usuario simulado para entrar al videojuego, ubicándolos y rescatándolos. Tras ello se abrió una carpeta de investigación por delito de trata en modalidad de explotación laboral, deteniendo y vinculando a proceso a una mujer.