Tal como si se tratase de un relato griego, así fue en encendido de llama olímpica que. con la ceremonia del día lunes, nos hizo recordar el pasado y los primeros días de este magno evento que une a dos disciplinas muy importantes: el deporte y la historia. Tras el encendido de la llama de los Juegos Olímpicos de Invierno en la ciudad de Olimpia, el Comité Olímpico Helénico entregó este martes la misma a sus colegas chinos.

El estadio Panatenaico de Atenas, escenario de los primeros Juegos Olímpicos contemporáneos, tuvo una ceremonia a puertas cerradas y no pudo contar con presencia de público debido a la situación mundial por la pandemia de covid-19. Sin embargo, sí contó con la presencia de algunos miembros del Comité Olímpico Internacional (COI), así como los representantes de los Comités Olímpicos de Grecia y China; la presidenta de Grecia, Katerina Sakellaropoulou, y por supuesto los portadores de la antorcha.

La actriz griega Xanthi Georgiou fue la suma sacerdotisa de este evento, pues ingresó en el estadio con una rama de olivo mientras que la waterpolista Evangelia Moraitidu era la encargada de hacer el traspaso de la antorcha que recogía la medallista china de esquí acrobático, Li Nina.

La pandemia no solo ha afectado a la ceremonia de este martes, sino también al encendido de la llama del pasado lunes en la antigua Olimpia y al tradicional recorrido de la antorcha por toda Grecia, evento que normalmente tiene una duración de varios días y que en este caso se ha suprimido.

 

El origen de los juegos olímpicos  

Los primeros Juegos Olímpicos se celebraron en el año 776 a.C. y reciben su nombre debido al lugar donde se celebraban: la ciudad griega de Olimpia, ciudad de donde salió el fuego olímpico con destino a Pekin. En la antigüedad, cada cuatro años los mejores atletas de Grecia competían en honor a Zeus, el dios más importante de la mitología griega.

Existen dos leyendas que dan explicación al origen de esta competición: uno cuenta que cinco hermanos corrieron hasta llegar a Olimpia para entretener a Zeus cuando acababa de nacer; la otra, que fue uno de los hijos de Zeus el encargado de construir el primer estadio olímpico en honor a su padre.

Se cree que el primer campeón olímpico fue Corebo, un panadero de la ciudad de Elis al que no le entregaron una medalla de oro como se hace hoy en día, sino una corona de olivo.

Entre las competiciones había carreras a pie, de caballos, lanzamiento de jabalina y de disco o saltos de longitud. Una de las normas más curiosas de los primeros juegos que se celebraron era que existía una restricción para que solo pudieran competir hombres y debían hacerlo desnudos. Las mujeres no podían participar ni acudir como espectadoras.

Los Juegos Olímpicos vieron su celebración durante miles de años hasta que los romanos conquistaron Grecia y el entonces emperador, Teodosio I, los prohibió. Muchos años después en 1859, un empresario decidió volver a celebrar esta competición y mandó construir en Atenas el estadio Panathianaikó, para que pudiesen celebrarse allí.

Fue hasta 1896 que se celebraron los primeros Juegos Olímpicos modernos, en el que participaron atletas de 14 países diferentes en 9 deportes distintos. Cuatro años más tarde, en 1900, se celebraron los siguientes en París y, por primera vez, participaron mujeres. 

Desde aquella primera competición en Atenas hasta hoy, se han celebrado 28 ediciones y solo se han cancelado 4, tres de ellas por las guerras en Europa y una que se atrasó debido a la pandemia provocada por covid-19, pero que sí se celebró este año nuevamente con sede en Tokio.

La antorcha llegará a China este mismo miércoles luego de recorrer la Gran Muralla y otros lugares emblemáticos del país, el primero en acoger unos Juegos de verano, los de 2008 y otros de invierno. 

Foto: Twitter