Un elemento de la Guardia Nacional (GN) que desapareció en Puebla desde julio, fue ejecutado y abandonado en el municipio de Acapulco, Guerrero, donde estuvo cerca de un mes hasta que fue identificado.

De acuerdo con medios locales, el pasado 6 de septiembre en el cerro del Encinal, en Acapulco, fueron localizados los restos de una persona en avanzado estado de descomposición y carcomidos por la fauna.

El cuerpo estuvo en el Servicio Médico Forense (Semefo) hasta el 10 de octubre, cuando familiares acudieron a reclamar los restos tras el cotejo de las pruebas de ADN que se practicaron.

Los análisis permitieron establecer que los restos correspondían al suboficial de la Guardia Nacional, Jair Medina Guerrero, de 39 años de edad, quien fue visto por última vez el viernes 4 de julio de 2021 en el municipio de Calpan, Puebla.

La desaparición se denunció ante la Fiscalía General del Estado (FGE), pero el caso será turnado a las autoridades de Guerrero, ya que se presume que el crimen fue cometido en esa entidad.

Oficialmente no se ha dado a conocer un móvil del asesinato, así que autoridades tendrán que confirmar si el delito se derivó de su actividad laboral.