De acuerdo con el título de concesión del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), ubicado en Santa Lucía, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedenatendrá la concesión para su operación y administración durante 50 años, con la posibilidad de prorrogarlo por una o varias ocasiones, sin exceder el plazo de tiempo antes mencionado.

En el documento se indica que la empresa AIFA deberá informar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) cuándo pretende iniciar operaciones, manifestando que cuenta con los servicios aeroportuarios y complementarios requeridos.

Asimismo, se informó que la Sedena tiene una participación accionaria de 99 por ciento en esta compañía aeroportuaria, y el restante uno por ciento es propiedad del Banco Nacional del Ejército, Fuerza Aérea y Armada.

Señalaron que la participación estatal del gobierno federal en la concesionaria y su constitución como sociedad anónima, fue autorizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el 14 de diciembre de 2020.

Finalmente, se estableció que el AIFA podrá dar a un tercero la operación del servicio de administración de combustible.

Al inicio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, se tomó la decisión de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), y en su lugar, construir un complejo aéreo en la base militar de Santa Lucía.

Con información de Milenio