Un gol por la vía penal de Kylian Mbappé (a falta de tres minutos para el final del partido) permitió al París Saint-Germain conseguir una sufrida victoria de 2-1sobre el Angers, encuentro en el cual los parisinos volvieron a sembrar dudas que ya les llevaron a caer ante el Rennes (2-0) en su último encuentro de la Ligue 1.

Se trató de un partido diferente donde la excusa fue la ausencia de piezas claves como el argentino Lionel Messi o el brasileño Neymar, quienes no pudieron incorporarse en este encuentro debido a sus compromisos con sus selecciones nacionales. Lo cierto es que del conjunto dirigido por Mauricio Pochettino todavía se espera más.

El PSG pareció dispuesto a resolver el choque por la vía rápida con una trepidante puesta en escena y buen toque de pelota que permitió a los parisinos encadenar tres buenas ocasiones de gol apenas en los primeros diez minutos de juego. No obstante, la sorprendente falta de acierto por parte de los delanteros locales permitió salir airoso de este tramo inicial a un Angers que acabó por cerrar todos los espacios y que cada vez se acercó con más peligro.

Una acción de la visita cambió por completo el guión al encontrarse con el gol a los 36 minutos por cortesía de Angelo Fulgini, quien adelantó a Angers en el marcador al rematar a las redes un centro del marroquí Soufiane Boufal, tras una fulgurante contra.

El inmenso talento del que se baña el PSG, donde volvió a jugar el lateral español Juan Bernat tras recuperarse de la rotura del ligamento anterior de la rodilla izquierda que le mantuvo trece meses fuera, permitió a los de Pochettino dar la vuelta al marcador en la segunda mitad.

Aunque con un poco de sufrimiento, el portugués Danilo Pereira igualó la contienda para los locales a los 69 minutos tras rematar de cabeza un centro de Mbappé.

El tanto de la victoria llegó envuelto de cierta polémica con una acción que el colegiado sancionó como penalti. Tras revisar las imágenes de video, el silbante apreció unas manos en el interior del área de Pierrick Capelle, luego de remate de cabeza del argentino Mauro Icardi.

Kylian Mbappé mandó al fondo la pena máxima y rompió una racha de cuatro encuentros consecutivos sin marcar. El seleccionado no desaprovechó para establecer el definitivo gol de la victoria que ratifica al PSG al frente de la clasificación, pero que no despeja las dudas que muestra el todopoderoso conjunto francés.

Foto: Twitter