Luego de que su estado de salud empeorara, el niño que se disparó por accidente con el arma de cargo de su padre policía, murió al interior del hospital donde era atendido.

El padre del menor fue presentado a declarar ante la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE). 

El menor de seis años de edad se encontraba en el hospital del ISSSTEP, reportado con estado de salud grave debido a la lesión que se causó en la cabeza por proyectil de arma de fuego. 

A pesar del esfuerzo de los médicos, el estado de salud del pequeño se agravó y el domingo por la noche se informó de su deceso. 

Elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) de la Fiscalía de Puebla recibieron la notificación de la muerte del pequeño, ante lo cual se trasladaron al nosocomio donde llevaron a cabo las indagatorias y pesquisas correspondientes para el levantamiento del cuerpo. 

El padre de la víctima, un policía estatal comisionado con el gobernador de Puebla, a decir de las fuentes consultadas, fue llevado ante la Fiscalía de Puebla para que rindiera su declaración sobre lo sucedido. 

El sábado por la noche, el policía estatal acudió a cambiarse a su domicilio, en la junta auxiliar de San Cristóbal Tulcingo, donde según los informes de la policía, dejó su arma de cargo por lo que en un descuido su hijo de seis años tomó el arma y se disparó por accidente. 

La bala dio en la cabeza del menor y  fue llevado al hospital del ISSSTEP donde 24 horas después murió.