No hay acuerdos ocultos ni una "moneda de cambio" con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), para la aprobación de la iniciativa de la reforma eléctrica que envió al Congreso de la Unión, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario, en su conferencia mañanera, insistió en que no hay ninguna negociación con los legisladores.  

"No hace falta ningún acuerdo en lo oscuro ni nada a cambio; ellos van a tener que decirle a la gente porqué votaron a favor de una postura o de otra, con toda libertad.

"No hay ninguna negociación, no hay moneda de cambio; eso nosotros no lo hemos hecho y no lo haremos, aquí cada quien tiene que asumir su responsabilidad", dijo en Palacio Nacional.

El presidente explicó que los funcionarios de su gobierno están dispuestos a debatir la reforma en las cámaras empresariales y en todos los foros, luego de que el PRI propuso analizarla ampliamente antes de que se discuta en el Congreso.

"Los servidores públicos del gobierno federal, del ejecutivo, van a asistir a las cámaras y a donde se requiera; la academia, las cámaras empresariales, con los sindicatos, informar ampliamente, y los legisladores van a decidir lo que consideren más conveniente", afirmó.