El desaparecido Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) grabó 40 interrogatorios a testigos del caso Ayotzinapa, en los que se observa a funcionarios públicos sometiendo a tortura a varios de los informantes presuntamente involucrados en la desaparición de los 43 normalistas .

De acuerdo a funcionarios consultados, el mismo director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón de Lucio, y Gualberto Ramírez –jefe de antisecuestros–, con otros integrantes de la PGR aparecen en los videos sometiendo a las víctimas a tratos inhumanos, dictando instrucciones u observando sin objetar.

Este material forma parte del expediente que fue construido en la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, para fabricar la llamada “verdad histórica”.

Además de tortura, el expediente documenta el montaje de escenarios del crimen, fabricación de pruebas, destrucción o inutilización de evidencias, omisión de procedimientos y de líneas de investigación, indagatorias insuficientes o desestimadas, desprotección de lugares donde había elementos relevantes e intimidación de testigos, entre otras irregularidades.

Estos 40 videos se reparten en 57 carpetas digitales, que además contienen pruebas forenses (incluidas las obtenidas de teléfonos celulares extraídos ilegalmente por la PGR) y forman parte del arsenal de evidencias y testimonios sobre el que la Unidad Ayotzinapa sustentará denuncias penales por asociación delictuosa contra los sospechosos de falsificar la investigación oficial, según una información del diario Milenio.