El gobierno de Puebla prepara un dictamen preventivo que analizará las afectaciones a cultivos, escuelasunidades médicas y viviendas de al menos siete localidades y barrios que podrían verse afectados ante el posible desbordamiento de la presa de Valsequillo.

Durante conferencia matutina, el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que esta es una medida para disminuir cualquier riesgo, después de la alerta que emitió la Comisión Nacional del Agua (Conagua) sobre que la presa se encuentra al 99.37 por ciento de capacidad.

El dictamen preventivo estará a cargo de las secretarías de Gobernación, de Salud, de Educación y de Seguridad Pública.

“Si hay pacientes en las unidades vamos a reubicarlos; no nos va a pasar lo de Tula. Si también hay situación en las escuelas, se podría ordenar la suspensión de clases, eso lo está  viendo la Secretaría de Educación”, comentó.

El Soapap además está dando asesorías y recomendaciones en colaboración con Protección Civil.

La secretaria de Gobernación, Ana Lucia Hill Mayoral comentó que han identificado como puntos de riesgo las comunidades de San Bernardino Tepenene, de Tzicatlacoyan; el barrio Cañaderas, de Atoyatempan; el barrio San Juan, de Molcaxac.

Además de la localidad de Copalcotitla, de Huatlatlauca;  los barrios de La Luz y San Vicente Coatzingo; la inspectoría de Zaragoza; en Tehuitzingo en la comunidad de Francisco Ferrer y Tejalpa; en Ahuatlan, en la localidad Platanoaya, y en Tecali de Herrera, en El Calvario, Cuautla y Ahuatepec.

El gobernador Miguel Barbosa comentó que la información no es para generar una alarma pero tampoco para confiarse.