El nuevo patronato de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) expuso que ha brindado las condiciones para el regreso a clases presenciales la próxima semana y pidió dialogar para hacerlo efectivo.  

La administración que dirige Cecilia Anaya Berrios anunció que las clases continuarán en línea por lo que no habrá retorno a las aulas el 27 de septiembre, debido a que el nuevo patronato no ha cumplido el mandato judicial que ordena la entrega física del campus.

En respuesta, el nuevo patronato dijo que la propuesta del regreso a clases del próximo 27 de septiembre fue aceptada y que pese al conflicto judicial prevaleciente, “se ofrecieron todas las condiciones para coordinar esfuerzos en beneficio de estudiantes y académicos”.

Sin embargo acusaron que en la administración de la rectora interina Cecilia Anaya Berrios, “prefirieron no responder a este llamado, lo que demuestra su desinterés por verdaderamente atender a la comunidad universitaria”.

En un comunicado, el nuevo patronato dijo desconocer como rectora a Anaya Berrios y la acusó de estar detrás de “una avalancha de desinformación que ha generado una enorme confusión en la comunidad universitaria”, además de ser cómplice del presunto saqueo de la universidad.

El nuevo patronato insistió en que “que existe un mandato judicial que ha dado legítima posesión del campus universitario al actual patronato, precisamente con el fin de evitar que continuara el desfalco del que fue objeto la UDLAP”.

“El conflicto que se vive en la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) se originó por el desfalco de más de 750 millones de dólares que Luis Ernesto Derbez Bautista y otras personas involucradas en la administración, cometieron en contra de la Fundación Mary Street Jenkins, incluyendo a esta casa de estudios, ahora todos ellos prófugos de la justicia, por haberse librado en su contra órdenes de aprehensión por jueces federales y locales.

“Es del conocimiento público que se vive un litigio en tribunales resultado de diversas denuncias de desvíos de recursos cometidos por los miembros del anterior patronato, ahora prófugos de la justicia lo cual ha dañado tanto la imagen como la vida universitaria de los alumnos de la UDLAP”, dice el comunicado del nuevo patronato.

No hay mantenimiento

De acuerdo con el nuevo patronato, hay constantes invitaciones al diálogo para el retorno a las aulas y “han incitado a que los trabajadores de la universidad incumplan con su responsabilidad de dar mantenimiento al campus universitario” con intención de generar un mal aspecto y afectando directamente a la UDLAP.

En el documento también se condena que se genere desinformación y no se explique a estudiantes, maestros y trabajadores que existe un mandato judicial que está en litigio el control de la universidad.

“La propuesta de regreso a clases bajo el sistema Hybrid UDLAP para el lunes 27 de septiembre del 2021 (otoño 2021), fue originalmente de ellos, para lo cual, hemos brindado todas las condiciones para que esto, que es una demanda estudiantil y académica sea una realidad, no obstante, vemos que sólo están preocupados por su bienestar monetario y no por la comunidad universitaria”, agrega el comunicado

 

Señala también que el rector interino –al que reconocen-, Armando Ríos Piter ha reiterado su compromiso por brindar todas las facilidades para garantizar el regreso a clases presenciales.

“En encuentros con diversos grupos de alumnos y maestros, especialmente aquellos que en sus últimos semestres requieren realizar prácticas y emplear los laboratorios, han escuchado su preocupación su pronto regreso a clases en el formato híbrido, de manera gradual y voluntaria. Atender este reclamo es una prioridad”, se añade .

Finalmente, el nuevo patronato refirió que el proceso legal que vive la universidad se ha dilatado en su resolución ya que la parte denunciada, “ha mantenido vivo el mismo, buscando argucias legales en detrimento de la UDLAP, sin importar la imagen y el futuro de miles de alumnos de esta casa de estudios”.