La Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) anunció que las clases continuarán en línea y no habrá regreso presencial el 27 de septiembre, debido a que el nuevo patronato no ha cumplido el mandato judicial que ordena la entrega física del campus.

La administración de la rectora interina Cecilia Anaya Berríos refirió este lunes que se vieron “obligados a tomar la decisión de continuar las clases en modalidad en línea, para todos los cursos del período Otoño 2021 Semestral, así como aquellos del Otoño II Trimestral”.

En un comunicado informó también que el regreso presencial del personal administrativo y sindicalizado queda condicionado hasta que se tenga el control de las instalaciones y se puedan aplicar medidas sanitarias de prevención de covid-19.

El regreso a clases presenciales estaba previsto para el 27 de septiembre por la administración de Armando Ríos Piter, quien aseguró que no tenía ninguna duda que en el conflicto por el control de la institución se resolverá a favor del nuevo patronato que lo designó rector interino.

“Yo espero que el tema jurídico se pueda resolver en los próximos días, como los abogados han insistido. De una u otra forma tenemos la fecha del 27 de septiembre para que esto (el regreso a clases en la universidad) ocurra. Si hay coordinación, aun cuando no tengamos un resultado judicial definitivo en esta materia, creo que podemos hacerlo”, declaró en el programa Ante La Corte, de e-consulta.

Este día el patronato de la Fundación Jenkins sentenció que el “grupo que mantiene secuestrado” el campus de la universidad se niega a entregar el campus a pesar de una orden judicial del 15 de julio emitida por el Juzgado Tercero de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa de Trabajo y de juicios federales en el estado de Puebla.

Esto luego de que el 29 de junio la UDLAP fue tomada por la fuerza pública del gobierno estatal de Luis Miguel Barbosa Huerta, para dar la posesión a un “nuevo patronato” presidido por Horacio Magaña Martínez.

No obstante, la UDLAP ha insistido que no puede haber un nuevo patronato de la universidad y ha exigido que se restituya de inmediato el control del campus a favor del patronato fundador de la familia Jenkins de Landa.

Asimismo, ha sostenido que un amparo deja sin efecto todas y cada una de las medidas cautelares decretadas por el juzgado 24 de lo Civil del Poder Judicial de la Ciudad de México, que ha favorecido al nuevo patronato.

Por la mañana la Fundación Jenkins recordó que suman 85 días desde que fue tomada la universidad y acusó a Barbosa Huerta de pretender "apropiarse" de un patrimonio privado.