El gobierno de Estados Unidos arremetió contra autoridades mexicanas, a las que acusó de no aceptar los Protocolos de Protección de Migrantes (PPM), impidiendo la reactivación del programa migratorio impulsado por el expresidente Donald Trump conocido como “Quédate en México”.

Según Washington, el gobierno mexicano mantiene bloqueado el programa pues no lo han aceptado, por lo que señalaron que ya se iniciaron las negociaciones pertinentes entre las autoridades de los dos países.

Asimismo, señalaron que las discusiones con México están en marcha y se llevan a cabo con buena fe, pero hasta el momento, México no ha acordado aceptar retornos bajo el reinicio del PPM ordenado por las autoridades extranjeras.

De acuerdo con Estados Unidos, para que “Quédate en Mexico” sea puesto nuevamente en marcha se necesita llegar a acuerdos en varias cuestiones, entre ellas la nacionalidad de los migrantes que podrán ser deportados bajo ese programa, bajo qué circunstancias y dónde pueden llevarse a cabo los retornos de los migrantes que solicitaron asilo y cuántas personas pueden ser devueltas.

De igual forma buscan que México otorgue facilidades a los migrantes que sean deportados, como un estatus migratorio provisional que les permita tener empleos temporales, acceso a apoyo legal y la oportunidad de regresar a EU para sus audiencias de solicitud de asilo.

En 2019 el gobierno de Donald Trump endureció las medidas para evitar que quienes solicitaron asilo en Estados Unidos se quedaran en ese país a la espera de la resolución de su caso, dentro de una política de cero tolerancias, que conlleva que aquellos que quieran acceder al país a través de la frontera sur deben esperar en territorio mexicano a que sus solicitudes sean tramitadas.

Con información de Proceso.