Desde hace más de dos años, comenzó a crecer un socavón en la carretera Izúcar de Matamoros-Epatlán, en la curva que se encuentra en el kilómetro 3, a unos metros de una empresa gasera, lo que representa un riesgo constante para los conductores que transitan en el lugar, debido a que solamente funciona un carril.

Todo inició hace más de dos años, cuando se registró un agujero en el carril con dirección a Epatlán; durante mucho tiempo no fue intervenido por ninguna autoridad; en ocasiones no tenía ni señalización de peligro y en otras no era visible.

Con el paso del tiempo, de acuerdo con la versión de los vecinos, los habitantes de las comunidades aledañas y la empresa Dragón contrataron camiones de escombro, los cuales fueron colocados en el socavón, y con un total de 14 carros lograron rellenarlo, aunque no pensaron que comenzaría a abrirse en otra parte.

Un poblador mencionó que el problema podría tratarse de una falla geológica, ya que constantemente se vuelve a abrir el boquete, pese a que los habitantes de la zona lo rellenan con tierra y escombro para que no se detenga el tránsito.

Para las autoridades, esto sigue representando un problema grande por los hundimientos, ya que es una carretera estatal que comunica a los municipios aledaños.

Hace tres meses, el problema comenzó a resurgir, luego de que metros más adelante comenzó a abrirse nuevamente; los habitantes volvieron a rellenarlo; sin embargo, el pasado 3 de septiembre se reabrió cuando las dos llantas de un camión cargado de material de construcción se hundieron en él.

A raíz de este problema, se hizo un orificio de al menos medio metro de diámetro; posteriormente comenzaron a abrirse más agujeros a orilla de la carretera en ambos lados, uno del lado izquierdo y otro del lado derecho, con una profundidad de al menos 15 metros.

Ante ello, elementos de Protección Civil acudieron al lugar e indicaron que ya levantaron la evidencia, acordonaron el lugar, y pasaron el reporte a las Secretarías de Infraestructura Gobernación, para que se etiquete un presupuesto para realizar una reparación total, ya que las que se han ejecutado han sido parciales.

Revelaron que hay un agujero en la parte inferior, ya que la curva tiene una inclinación, y cada vez que llueve el agua baja y va desgastando abajo del suelo, generando a su paso hoyos, y como no hay una cuneta lateral para que se vaya el agua, busca su cauce natural, por ello surgieron más hundimientos.