El presidente municipal de Huauchinango, Gustavo Vargas Cabrera, arremetió de nueva cuenta contra los líderes de la extinta Luz y Fuerza, a quienes acusó de tratar de desviar la atención de la propiedad que tienen sobre los bienes de la nación y que actualmente están en manos de particulares, como las plantas generadoras de electricidad y las presas que conforman el sistema hidroeléctrico Necaxa.

El alcalde hizo estos señalamientos en una conferencia de prensa matutina donde se le cuestionó sobre el avance de la construcción del nuevo panteón municipal, la cual se detuvo debido a la oposición del presidente auxiliar Benito Cortés, a lo que Vargas Cabrera señaló que ese bloqueo se originó debido a que el presidente auxiliar labora en Fénix, por lo que las supuestas inconformidades se realizan para desviar la atención y para que “dos o tres lidercillos, tengan beneficios”.

Vargas Cabrera lamentó que, con la llegada de esta nueva empresa trasnacional, que sustituyó a Luz y Fuerza, ahora la región esté abandonada, ya que el mantenimiento a los caminos, y los apoyos sociales que antes se gestionaban con la paraestatal, ahora no se otorgan.

El edil enfatizó que los líderes del SME “tratan de distraer la atención del fondo, que es la propiedad de las presas, las plantas, distraerlo para un tema social que nada tiene que ver y que busca el beneficio de 2 o 3 lidercillos, para quitar la presión de que la sociedad, que somos 11 municipios inmersos en la cuenca hidroeléctrica, quienes reclamamos atención principalmente en el revestimiento de caminos.

Vargas Cabrera criticó que Generadora Fénix, aún con la recuperación de predios, no ha dado empleo a todos sus agremiados, sin embargo, siguen explotando los recursos del pueblo.