Un cocodrilo de cuatro metros de longitud fue capturado y el cazador lo llevó a lo que disecaran, pero al abrirlo encontraron objetos de gran valor.

El portal RT informó que en el interior del animal se encontró una aparente plomada del año 1700 a.C.; además de una presunta arma arrojadiza de entre 5 mil y 6 mil años de antigüedad.

Fue el cazador John Hamilton que llevó al enorme animal a la planta de procesamiento Red Antler de Shane, en Yazoo City, Misisipi, en Estados Unidos, para hacerlo disecar.

En el interior del cocodrilo de aproximadamente 340 kilos se hallaron los objetos, que, según los historiadores, eran piedras utilizadas por los nativos americanos hace miles de años.

“Hemos estado cortando unos cuantos cocodrilos grandes para ver lo que había en su estómago. Hasta ahora todos han tenido allí algo genial. Pero el cocodrilo de cuatro metros traído hoy por John Hamilton produjo la sorpresa del año”, se informa en la página de Facebook de Red Antler.

James Starnes, director de geología de superficie del Departamento de Calidad Medioambiental de Misisipi, determinó que uno de los objetos es la punta de un arma primitiva de probablemente 5 mil a 6 mil años de antigüedad, mientras que la plomada databa de alrededor del 1700 a.C.

En otro caso que tuvo lugar este año, en el interior de un cocodrilo encontraron cinco placas de perros, dos con el número de contacto aún legibles, uno de ellos aún en servicio.

Además hallaron una bujía de auto,un casquillo de bala y grandes cantidades de garras de gato montés y caparazones de tortuga.

Foto Agencia Enfoque