El presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió contra ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y los señaló de “insensibles” por ordenar a su gobierno devolver mil millones de pesos de impuestos a Carmela Azcárraga Milmo, hija de Emilio Azcárraga Vidaurreta, fundador de Televisa.

En su conferencia de prensa matutina el mandatario criticó que el fallo a raíz de un juicio que inició el sexenio pasado, señalando que a los ministros de la corte “no les preocupa” la afectación al erario.

Dijo que si bien hay expedientes abiertos en la Fiscalía General de la República (FGR), él no promoverá juicios, sino que recuperará lo que se pueda de las irregularidades del pasado, a partir de “negociaciones” en lugar de acudir a tribunales internacionalesdónde regularmente pierden los gobiernos.

Recordó que su gobierno no iba a presentar ninguna denuncia en contra de expresidentes, sino que respetarían la opinión de la gente, por eso llevó a cabo la consulta, para que las personas decidieran si se juzgaba a expresidentes.

Asimismo, señaló que la cantidad devuelta representa recursos que podrían invertirse en becas para niños y niñas con discapacidad; vacunas y apoyos para gente más pobre. Por ello criticó a los ministros de “insensibles”.

Finalmente cuestionó que, si estaba mal el procedimiento, no se repuso para evitar que se pagara esa suma millonaria, o que tampoco se planteó reponerlo y hacer justicia.

“Entonces, ¿cómo no se van a dar cuenta de que se trata de mil millones de pesos? ¿qué no están ahí para impartir justicia? Eso es un problema que tenemos”, criticó el mandatario.

El mes pasado, el diario Reforma dio a conocer que la segunda sala de la SCJN descartó aclarar una sentencia aprobada el 14 de abril, en la cual resolvió que la sucesión de Carmela Azcárraga, quien falleció en febrero de 2020, tiene derecho a la devolución de 338.9 millones de pesos que la hija de Emilio Azcárraga pagó al Servicio de Administración Tributaria (SAT) en noviembre de 2007 como impuesto tras la venta de acciones de una filial de Televisa.

Sin embargo, el monto que el Gobierno federal deberá pagar asciende a los mil millones de pesos debido a que los impuestos se actualizaron luego de transcurrir 14 años del pago.