La presidenta municipal de PueblaClaudia Rivera Vivanco, dijo desconocer las críticas que hizo su sucesor, Eduardo Rivera Pérez, respecto a que su administración dejará hecho “un asco” el Centro Histórico debido al exceso de ambulantes, obras sin terminar y prostitución.

 “La verdad desconozco esa declaración, no tengo nada que mencionar al respecto de esa declaración que no conozco” expresó la alcaldesa de Morena en entrevista en el palacio municipal.

El próximo edil panista declaró el sábado que le heredan “una ciudad descuidada”, especialmente en el primer cuadro de la ciudad en donde hay comercio informal y se ejerce la prostitución.

Al respecto Rivera Vivanco comentó que con la crisis económica generada por pandemia de Covid-19 en el mundo las autoridades deben de garantizar el acceso a una vida digna y a seguridad a toda la población con sus acciones.

La alcaldesa manifestó que hay una ola de discriminación, cuando debería haber respeto a las diferentes modalidades de comercio, tanto al ambulante como al establecido.

Rivera Vivanco enfatizó que, a diferencia de otras administraciones, no dejarán deuda, el alcalde electo tendrá recursos propios y finanzas sanas, con ello la nueva gestión podrá seguir con la reactivación económica.

Agregó que dejará un centro histórico con cerca de 2 mil 600 inmuebles, entre estos la catedral y el palacio municipal, áreas que vale la pena presumir, de las que uno se siente orgulloso y que deben ser preservadas.

Rivera Vivanco expresó que aún hay muchas cosas por hacer, que en su momento se intentó intervenir varios espacios, sin embargo, por un bloqueo relacionado con la dinámica política absurda no se lograron concretar y con ello se afectó a la población.