Néstor Camarillo Medina e Isabel Merlo Talavera, fueron los únicos que se registraron como candidato a presidente y secretaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI), respectivamente. Los dos priistas ocupan actualmente los cargos que aspiran a ejercer de nueva cuenta.  

El Consejo Político estatal aprobó que la forma de elegir al nuevo dirigente sea la asamblea de consejeros y que el límite de gastos de campaña sea de 859 mil 266.6 pesos.

Durante el registro, Camarillo Medina aseguró contar con el respaldo de 60 presidentes municipales, 50 presidentes municipales electos, dirigentes nacionales, así como de 400 consejeros.

 Recordó que hace poco más de un año está en la dirigencia estatal del partido, un periodo caracterizado por el desarrollo de la pandemia y la intromisión de Morena, a pesar de lo cual   el PRI se ubicó como la tercera fuerza política en las elecciones realizadas el 6 de junio.

El PRI ganó de manera independiente 21 de 217 presidencias municipales durante el último proceso electoral. En la elección de 2018 el tricolor consiguió 76, sin ninguna alianza, según lo reportado por el Instituto Electoral del Estado (IEE).

Camarillo Medina afirmó que el PRI es una institución que impulsa sociedades más justas y equitativas y  en donde se realiza una carrera política con base en la cultura del esfuerzo y no del privilegio.

El contendiente exhortó a sus compañeros que todavía no coinciden con él a darle una oportunidad. El 18 de agosto priistas acusaron al dirigente estatal de adeudar un millón 40 mil pesos a 52 personas que se encargaron de hacer diferentes trabajos durante la campaña electoral, señalamientos que  Néstor Camarillo negó.

El priista estuvo acompañado por el próximo coordinador de diputados locales, Jorge Estefan Chidiac, quien también estuvo presente desde la aprobación de la convocatoria para la renovación de la dirigencia.