Los dos años de gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta en Puebla dividieron opiniones entre legisladores y dirigentes de partidos políticos, ya que sus aliados destacan logros y la oposición acusa insensibilidad y polarización.

El secretario General del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Vladimir Luna Porquillo, consideró que deja mucho que desear el trabajo del mandatario morenista, debido a la inseguridad, la falta de transparencia, ausencia de apoyos al campo y un deficiente manejo de los recursos públicos.

La diputada local del Partido Acción Nacional (PAN), Mónica Rodríguez Della Vecchia, opinó que independientemente de la pandemia de COVID-19, en los últimos dos años no se hicieron obras, siguen sin recuperarse los empleos y no se han generado condiciones para atraer inversiones de la iniciativa privada. 

La dirigente estatal del partido Compromiso por Puebla (CPP), Laura Escobar Juárez, dijo que el gobierno, así como la sociedad en general, tuvieron que cambiar las prioridades, donde es más importante la salud pública y mantenerse con vida, de ahí que reconoció el trabajo realizado en la materia hasta el momento. 

A su vez el líder del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Jaime Natale Uranga, consideró que Barbosa Huerta logró mantener un equilibrio en el estado después de los momentos de incertidumbre en Puebla, pues se tuvieron cinco gobernadores en menos de dos años y eso se vio reflejado en el progreso del Estado.

A la par el diputado local de MORENA, Gabriel Biestro Medinilla, consideró que los últimos dos años fueron muy complicados por la pandemia, pero a pesar de eso “se han llevado bien las cosas”, y dijo que entre los logros del gobernador se encuentran el combate a la corrupción y la “sensibilidad” con la ciudadanía.

La diputada local electa del Partido del Trabajo (PT), Nora Merino Escamilla, señaló por su parte que los últimos dos años han sido de “muchos logros”, de cumplir promesas y seguir trabajando de manera correcta, según lo establecido por la “cuarta transformación”.

El 1 de agosto de 2019 Barbosa Huerta asumió el cargo de gobernador de Puebla luego de que ganara una elección extraordinaria, celebrada tras la muerte de la entonces gobernadora panista Martha Erika Alonso Hidalgo, quien le ganó en la elección ordinaria de 2018.

Los pendientes de Barbosa 

e-consulta publicó el domingo que, a dos años del gobierno barbosista hay pendientes en materia de seguridad pública, principalmente en delitos como la trata de personas, el tráfico de drogas y los delitos cometidos por servidores públicos.

En materia económica, este medio ventiló además una caída en los principales indicadores, en buena medida debido a la pandemia, por ejemplo: en el tercer trimestre de 2019 las exportaciones sumaron 4 mil 529 millones de dólares, mientras que en el segundo trimestre de 2021, disminuyeron 19 por ciento, de acuerdo con el Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (SCIAN).

En el ámbito político Barbosa Huerta ha destacado por su confrontación con políticos, empresarios y hasta rectores de las principales universidades del estado.