El clavadista mexicano Rommel Pacheco vivió en la madrugada de este martes su última participación en unos Juegos Olímpicos al clasificarse en la final de la categoría de trampolín de tres metros en Tokio 2020  Lamentablemente. para él, las calificaciones obtenidas ya no le alcanzaron para subirse al podio y se tuvo que confirmar con la sexta posición, tras obtener un total de 428.75 puntos.

Rommel tuvo un excelente arranque con un salto de 3.4 grados de dificultad, lo que le trajo muy buenas calificaciones y le colocó de inicio en el cuarto lugar de la competencia; no obstante, durante las siguientes dos rondas no pudo mantenerse en los primeros lugares y se mantuvo intermitente entre el cuarto y el séptimo puesto.

Aunque el último lugar en el podio se encontraba peleado, Pacheco todavía tenía aspiraciones de medalla, pero cometió un error en su quinto salto de la plataforma por el que recibió calificaciones de 3 por parte de los jueces. Esta situación le alejó definitivamente de poder ver su bandera entre las más altas, con todo y que en su sexto y último salto el yucateco tuvo un clavado exitoso de 3.8 grados de dificultad, que le valió 96.90 puntos.

 

Después de su último clavado, Rommel recibió un homenaje de los presentes con lo que puso fin a su trayectoria olímpica, despidiéndose de los clavados competitivos. El ahora senador electo de Yucatán fue incapaz de contener su emoción, pues lloró al escuchar los aplausos mientras abrazaba a su entrenadora de toda la vida, Ma Jin.

 

 

Los clavadistas chinos Xie Siyi (558.75 puntos) y Wang Zonyuan (534.90 puntos) se llevaron las medallas de oro y plata respectivamente, y el británico Jack Laugher completó el podio llevándose la presea de bronce con un total de 518.00 puntos.

“Conseguí muchas cosas como profesional, soy un bendecido de todo lo que logré, si bien es cierto que solo me faltó la medalla olímpica, me voy de las competencias de clavados satisfecho porque siempre di lo mejor de mí”, dijo Rommel, quien se mostró satisfecho con su actuación.

Acostumbrarse a un nuevo estilo de vida en el que las albercas ya no formarán parte de su día a día no será una tarea complicada para Rommel, pues el yucateco se prepara para ocupar su cargo como diputado federal del tercer distrito en su natal Mérida, Yucatán.