La gloria no es para todos.

Los Juegos Olímpicos toman un papel todavía más retador para el tenista Novak Djokovic, quien una vez más –tal como pasó en las ediciones de 2008, 2012 y 2016– dejó pasar la oportunidad de subirse a lo más alto de un podio. En esta ocasión se despidió en las semifinales de Tokio 2020 ante el alemán Alexander Zverev, por lo que deberá conformarse con disputar el encuentro por la medalla de bronce, una que ya se colgó hace 12 años en Beijing.

“Me siento muy mal. Ahora mismo, no puedo ser positivo”, reconoció el número uno del Ranking ATP ante la prensa luego de su derrota. “Ha sido un día duro, muy duro. Fue terrible para mí, pero él jugó mejor y debo aceptarlo, el deporte es así”, agregó.

‘Nole’ cayó ante Zverev, número 5 del ranking ATP, por parciales de 1-6, 6-3 y 6-1, por lo que ahora deberá disputar el partido por el tercer puesto ante el español Pablo Carreño Busta, que viene de perder su encuentro de semifinales ante el ruso Karén Khachánov por 6-3 y 6-3.

El número uno del mundo se mostró muy elogioso hacia el alemán y analizó las claves del encuentro: “El cambio de Alexander, volviéndose mucho más agresivo, cambió todo. Tuvo una gran mejoría con el saque y la devolución. En ese momento me quedé un poco parado, dejé que él me atacara, que dominase los puntos, mientras yo seguía mostrando un porcentaje muy pobre con mi primer saque”.

“A este nivel, con la presión que supone una semifinal de Juegos Olímpicos, donde cada uno defiende la bandera de su país… no supe qué hacer”, señaló Djokovic, quien paradójicamente aseguró en un día previo que “la presión es un privilegio” en relación al abandono de la súper estrella estadounidense Simone Biles en la gimnasia artística, esto por cuestiones relacionadas a su salud mental.

Finalmente, el serbio recalcó que llegó a este certamen con un buen ritmo de juego, aunque en parte eso le habría desfavorecido por encontrarse agotado: “Es verdad que no vine demasiado fresco al torneo, llegaba en un momento donde me sentía agotado, pero lo que sí tenía era mucha motivación, soñaba con traer de vuelta una medalla”.

En tanto, Zverev no pudo ocultar su emoción por la victoria y por la posibilidad de alcanzar la medalla dorada; el alemán fue claro:

“Lo siento por Novak, pero él ya ha ganado 20 títulos de Grand Slam y no sé cuántos de Masters series. Es el mejor jugador de todos los tiempos. Sé que buscaba hacer historia, que iba por el Golden Slam, pero estoy feliz de estar en la final. Parecía imposible poder vencerlo en un torneo como este”.

Djokovic buscaba convertirse en el primer tenista en la rama masculina en conseguir el Golden Slam perfecto. Es decir, en ganar los cuatro torneos de Grand Slam y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos en una misma temporada. En 2021 ya se había consagrado el Abierto de Australia, Roland Garros Wimbledonpero Zverev puso un freno a sus ilusiones. Ahora sólo le restará coronarse en el US Open para “conformarse” con haber alzado con los cuatro títulos grandes del circuito de tenis en un mismo año.

 

Doble matanza

Este, sin embargo, no fue el único revés que sufrió el número uno del mundo en las últimas horas. Tras perder ante Zverev, jugó por las semifinales del cuadro de dobles mixto junto a su compatriota, Nina Stojanovic, con quien cayó ante la dupla rusa de Elena Vesnina y Aslan Karatsev por 7-6 y 7-5.

Este sábado, entonces, también buscará el bronce en esta categoría frente a los australianos Ashleigh Barty John Peers.

Foto: Twitter