La arquera surcoreana An San, triple medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, recibió severas críticas en su nación –aunado a repetidos comentarios machistas– que al parecer se vieron motivados por su corte de pelo corto. No obstante, un grupo de ciudadanos le pidió incluso que devolviera sus preseas olímpicas por la razón expusta.

An, quien tiene apenas 20 años de edad, ganó en Tokio dos medallas de oro con los equipos femenil y mixto, además de otro oro en la categoría individual femenil. A esto se suman los 680 puntos que consiguió en la clasificación individual para romper el récord olímpico vigente desde 1996.

En contraparte, al menos 6 mil fotografías de mujeres han sido difundidas en Corea del Sur donde se trata de mostrar apoyo hacia An. La nación surcoreana tiene la duodécima economía más grande del mundo y es considerada potencia tecnológica, pero continúa bajo una sociedad dominada por hombres y con un historial carente en cuanto a los derechos de las mujeres.

Distintos mensajes de hombres en redes sociales acusaron a An de ser una feminista radical por llevar el cabello corto, acusándola de expresiones que aparentemente se utilizan con matices misandristas en comunidades feministas radicales. El acoso llegó a tal punto que incluso le pedían que devolviera sus medallas olímpicas y pidiera una disculpa.

La controversia se produjo en un momento en el que ha ido en crecimiento una reacción antifeminista en el país y algunas empresas que han sido acusadas de respaldar el “feminismo extremo” se enfrentan a boicots de hombres, por lo que se ven obligados a emitir disculpas públicas.

“No te entrenamos ni te dimos de comer con el dinero de los impuestos para que hicieras actos feministas”, escribió uno de los hombres en la cuenta de Instagram de An.

Cabe decir que la Asociación de Tiro con Arco de Corea no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios.

 

Foto: Twitter