Guadalupe Grajales Porras fue separada de su cargo como Secretaria General de la BUAP, después de que hiciera públicas sus aspiraciones de contender por la rectoría de la universidad.

A través de un comunicado institucional se informó que el rector Alfonso Esparza decidió separar del cargo a la funcionaria por afectar el proceso electoral.

En el documento, la BUAP explica que Grajales no puede ocupar el cargo y contender porque la Secretaría General interviene en los procesos electorales de la institución.

Al respecto, Guadalupe Grajales Porras aclaró que el secretario general de la BUAP integra la Comisión Electoral pero no tienen voz ni voto en el proceso por lo que se trata de un “argumento desafortunado”.

Aclaró que su salida sólo atiende a una decisión particular de Alfonso Esparza Ortiz, quien haciendo valer el artículo 64 del estatuto orgánico decidió removerla del cargo.

La también catedrática de la Facultad de Filosofía aclaró que este viernes entregará la oficina de la Secretaría General, que ocupaba desde enero de 2020, aunque aún no se conoce quien quedará al frente.

También aclaró que esta situación no hará que decline en sus aspiraciones a la rectoría de la BUAP. Incluso dijo que su remoción ayudará a su proyecto político para demostrar que no es la “candidata favorita” del actual rector.

También dijo que esta situación revelaría “que no hay posibilidad de una elección transparente y justa”, y que  “desde arriba” se designa al próximo rector.

Dio a conocer que igual que ella, otros aspirantes han dado a conocer su intención de contender por la  rectoría de la universidad, por lo que deberán de darse las condiciones para que exista equidad en la contienda.

Aclaró que en los estatutos de la universidad no existe reglamentación por actos anticipados de campaña, por lo que no violó ninguna norma. “Lo que no está prohibido está permitido”, sentenció.

Señaló que la determinación de Esparza es una “decisión política” que respeta, pero ella siempre ha atendido las demandas de la comunidad universitaria y dijo que impidió que los trabajadores presentaran su declaración patrimonial sin argumento jurídico.

“(Mi salida) me va a afectar positivamente, porque no pueden decir que tengo el apoyo oficial del rector. Nunca busqué un apoyo oficial”, comentó.

Dio a conocer que espera que el Consejo Universitario emita la convocatoria para participar en el proceso electoral.