La Fundación Mary Street Jenkins reiteró su exhorto al gobierno del estado de Puebla para que se respete el Estado de Derecho y “el campus de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), su administración y cuentas bancarias sean devueltas al único patronato legalmente constituido de esta institución privada que preside Margarita Jenkins de Landa”.

En un comunicado, la Fundación recuerda que obtuvo, el pasado 16 de julio, una suspensión de amparo otorgada por el Juzgado Tercero de Distrito en Materia de Amparo Civil con sede en Puebla, para que el campus de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), su administración y cuentas bancarias sean devueltas al único Patronato legalmente constituido de esta institución privada que preside Margarita Jenkins de Landa.

“El 29 de junio, fuerzas policiales del Estado de Puebla fuertemente armadas tomaron el campus de la UDLAP, que es patrimonio privado. Esta situación sienta un precedente riesgoso para todas las instituciones privadas, que podrían ser intervenidas como ocurre en ese centro de estudios, con violencia e ignorando suspensiones vigentes. Realizando en los hechos un atropello que intentan “normalizar” con el nombramiento ilegal de un “rector espurio”, desconociendo con dolo las resoluciones que protegen a la Fundación de la Universidad de las Américas Puebla y a los miembros de su Patronato”, señala el comunicado.

La Fundación destaca que tiene “disposición al diálogo; sin embargo, la condición básica para concretarla es el respeto a la legalidad y al Estado de Derecho”.

La verdad legal y la razón asisten a la Fundación Mary Street Jenkins, ya que los criterios otorgados desde el Poder Judicial de la Federación han sido favorables para esta institución privada, que recalca el llamado a reestablecer el Estado de Derecho en la UDLAP y el estado de Puebla, concluye el comunicado.